ACTUALIDAD

Tras el informe que provocó el golpe de Estado

El nuevo presidente boliviano pidió la renuncia del titular de la OEA

Luis Arce apuntó contra el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, quien fuera el autor del informe de las elecciones presidenciales de 2019, en el cual, cuestionó los resultados que dieron ganador a Evo Morales

El nuevo presidente boliviano pidió la renuncia del titular de la OEA

El marcado triunfo de la fórmula presidencial del MAS en Bolivia del domingo volvió a poner en escena el rol que mantuvo la OEA (Organización de los Estados Americanos) en lo que luego sería el golpe contra Estado a Evo Morales, hecho que hizo que Luis Arce pidiera la renuncia de su secretario general.

Es que Luis Almagro, titular del organismo, fue el encargado de redactar el informe donde se cuestionó los resultados de las elecciones de 2019 que daban como vencedor a Evo Morales.

En diálogo con Página 12, Arce indicó “fue un insulto para el pueblo boliviano que la OEA viniera prácticamente con la misma delegación del año pasado, cuando hizo ese informe tan lapidario y vergonzoso, y se inmiscuyó en los asuntos de los bolivianos violando la normativa de los observadores internacionales. No estamos felices de recibir ningún piropo de la OEA, todo lo contrario, estamos indignados porque vinieron con la misma gente que el año pasado”.

Asimismo, consultado sobre si coincidía con el pedido del gobierno de México y el Grupo de Puebla que Luis Almagro diera un paso al costado en su cargo de la OEA, el nuevo presidente boliviano electo señaló “después de haber generado todos esos eventos que dieron lugar al golpe de Estado, que provocaron muertos, por supuesto que estoy de acuerdo”.

Y consideró “evidentemente, con el resultado tan aplastante quedó claro que el año pasado también ganamos, con una diferencia más estrecha, pero por encima de los diez puntos porcentuales que la ley boliviana exige para evitar la segunda vuelta. El compañero Evo ganó en primera vuelta, de manera limpia. Este domingo 18 de octubre no quedó la menor duda de que en Bolivia hay una mayoría que prefiere al Movimiento al Socialismo”.

Así lo confirman los datos, que con el 90% de las mesas escrutadas, el MAS continúa sacando ventaja con los votos, siendo que la fórmula Arce-Choquehuanca obtiene el 54,5%, a 25 puntos del principal rival Carlos Mesa (CC) con el 29,2.

Sobre cómo piensa que será su gobierno, el ex ministro de Economía de Evo Morales subrayó que hay una “necesidad de generar un gobierno de unidad y dejar de lado las peleas internas a fin de promover un clima positivo para el desenvolvimiento de las pequeñas, medianas y grandes empresas, y salir de esta crisis económica. Estamos con una caída de la economía de 11 por ciento y puede ahondarse aún más si no se toman medidas. Entendemos que todos queremos remar el barco en la misma dirección”.

Respecto a los procesos judiciales iniciados contra dirigentes del MAS, entre ellos Evo Morales, Arce apuntó “entendemos que todas esas acusaciones que nos han hecho, a mi persona, a otros dirigentes del MAS, a campesinos y dirigentes de la Central Obrera Boliviana han sido fabricadas sobre la base de temas políticas. Estamos convencidos de que se caerán uno a uno estos juicios. No tienen fundamentos jurídicos, sino estrictamente políticos”.

Sin embargo, no fue el único tema relacionado sobre los hechos que se desencadenaron con el golpe institucional. Arce apuntó a la connivencia de los altos mandos de la Policía y las Fuerzas Armadas con parte de quienes llevaron a cabo la destitución de Morales. “Quienes estuvieron involucrados en el golpe de Estado han sido las cúpulas de la policía y las Fuerzas Armadas. Por tanto, la base, el policía de a pie, las subclases de ambas instituciones no estuvieron involucrados. Hay un riesgo mientras estén los altos mandos policial y militar, para abajo vemos que no debería haber ninguna amenaza. El año pasado se pudo ver al padre del señor (Luis Fernando) Camacho yendo a hablar con las autoridades, ahí se decía que llevaron bastante dinero para que policías y militares participaran en el golpe. Abrigamos la esperanza de que las generaciones que están por debajo sí puedan actuar respetando la Constitución y el voto popular”.

Además, adelantó, que como ocurre con todo cambio de gobierno, también habrá modificaciones en la cúpula de las fuerzas de seguridad.