ACTUALIDAD

Violencia institucional

Policías salteños reprimieron a cocineros mientras preparaban la merienda en un comedor

El hecho ocurrió dentro del comedor Carita Feliz del MTE, a pesar de contar que el personal contaba con los permisos otorgados por el gobierno. Se suma a otros casos de abuso policial durante la cuarentena

Foto: Capura de pantalla Anred
Foto: Capura de pantalla Anred

El aislamiento social preventivo obligatorio decretado por el gobierno nacional desató en algunos casos, que efectivos policiales entendieran que tenían vía libre para aplicar la fuerza para que la ciudadanía cumpliera con la cuarentena, desatando casos de abuso, tal como ocurrió en Salta, donde entraron a reprimir a personal de un comedor, pese a que contaban con los permisos pertinentes.

El hecho ocurrió en el comedor Carita Feliz del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos) cuando cocineros preparaban la merienda para ser distribuida.

Según explicó Nicolás López, referente de dicha organización, la policía ingresó con la excusa de que eran muchas personas en el establecimiento, pero los cocineros eran apenas tres personas que realizaban anchi y el reparto de bollos que serían entregados a las madres de las familias para que se alimenten los niños de la zona. “El merendero funciona en la casa de una mujer carrera que presta el lugar y en donde se hace merienda para que los vecinos necesitados de la zona se acerquen con un envase y retiren su alimento”.

El hecho ocurrió en el barrio 26 de marzo ubicado en Salta capital, cuando en el lugar se encontraban dos mujeres y un joven realizando la merienda. La organización había dispuesto el mínimo de personas posible para respetar la seguridad en la situación de pandemia y llevar adelante la tarea.

Pese a ello, la policía de la provincia ingresó a los empujones y golpeó al joven y casi se lo lleva detenido. Una de las mujeres sufrió un desmayo mientras intentaban conversar con la policía. Los vecinos que reciben el alimento salieron a defender a los cocineros. El repudio del barrio empujó a la policía a retirarse del lugar. Las tres personas que cocinaban contaban con los permisos que otorga el decreto emitido por el Gobierno para los trabajos que son considerados esenciales. Mientras que los uniformados no presentaron orden alguna para ingresar al comedor. “La policía salteña está en el ranking de las más represivas. Acá salen a hacer racias mientras que en los barrios ricos se vive la cuarentena como si nada”, agregó López.

Asimismo, la encargada del comedor había sido retenida por la policía el mismo día por la mañana y maltratada a pesar de mostrar los permisos del movimiento social.

El MTE de Salta publicó el repudio en sus redes social y expresó: “es importante garantizar el alimento a los sectores más excluidos que no pueden trabajar como también garantizar altos niveles de aislamiento social. El hambre no espera y las políticas de seguridad represivas del gobierno provincial con los sectores populares no hacen más que empeorar la situación”.

Fuente: Anred