CULTURA

por Eloy Cantos

Crónicas de la cuarentena: "Perro de cuarentena"

Compartimos textos que reflejan la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos sólos. Colabora hoy desde México Eloy Cantos, psicólogo comunitario.

Crónicas de la cuarentena: "Perro de cuarentena"

 

Perro de cuarentena

Para hacer la cuarentena mis vecinxs me enchufaron su perro. Así fue el primer día. Me dijeron: quedate tranqui, es un buen chico… ¡Pues ni modo! - dije sonriendo -. Por dentro maldecía deberles tantísimos favores. A todo esto, el buen chico me miraba con ojitos de los de su especie.

*

Segundo día. Salchipapa, (Roger para sus dueñxs) pasó rápidamente de ser de esos perros que se mueven lo mismo que una alfombra, a deambular por el departamento como si un cascarudo lo hubiese poseído. Debe ser por los efectos psicológicos de la cuarentena - pensé. Lo había escuchado en un audio de whatsapp.

*

Tercer día. Al despertar tenía su cara pegada a la mía, sacaba la lengua y jadeaba, parecía haber estado esperando un largo rato a que yo volviera del país de los sueños. Eran las tres de la tarde. Salchipapa tiene que saber que en el país de los sueños no hay reclusión obligatoria.

Entonces me lleva a la cocina como ladrando un vení a ver lo que hice. Lo acompaño todavía bostezando. Salchipapa se sienta, mueve su colita y con la cabeza apunta a un montón de papelitos triturados en el piso.

*

Bien. Esos no eran simples papelitos triturados en el piso. Eran papeles, sí, ¡Pero emitidos por el banco central para intercambiar por bienes y servicios! O dicho de otra forma, los ahorros de toda mi vida. Debería haber escuchado a mis amigxs cuando me advertían que esconder plata en una caja de zucaritas en la alacena, no era una idea brillante.

*

Miré a Salchipapa. Él me miró a mí. Me acerqué despacio a esa licuadora de sarmientos, ballenas y belgranos. Me arrodillé para tenerlo cara a cara y no hizo más que lamerme la nariz. Así que lo miré resignado y le di un abrazo como adelantándome a los hechos. Porque dos meses después el capitalismo caería para siempre, y el dinero serviría lo mismo que sirven las muelas de juicio.

Eloy Cantos