ECONOMÍA

Cada vez más cerca de parecernos a Venezuela

Argentina es el tercer país con mayor inflación del mundo

La economía del país pasa por un proceso inédito en el mundo de la economía: la depreflación

Gráfico: Trading Economics
Gráfico: Trading Economics

En el año 2015, en plena campaña por la presidencia, Mauricio Macri declaraba “la inflación de la demostración de tu incapacidad para gobernar”. Es que por aquel entonces, siendo opositor, Macri resaltaba el alto índice inflacionario y denunciaba la falta de transparencia del INDEC.

Al termino de su gestión, Cristina Fernández, dejaba una inflación interanual (octubre 2014-octubre 2015) del 25 por ciento, índice señalado por un bloque de legisladores opositores. Esta medición se la llamó IPC Congreso, realizada por consultoras privadas, puesto que consideraban que los datos del INDEC eran “falsos”.

Lejos de cumplir con la promesa de bajar el índice de inflación a un solo digito, desde que asumió como presidente, las políticas de Mauricio Macri, han hecho que este índice se incrementara de tal manera, que lo ubica entre los primeros países con mayor inflación en el mundo.

La consultora de servicios financieros, Trading Economics, publicó un informe con el ranking de los países con mayor inflación en todo el mundo. La lista está encabezada por Venezuela, con un índice que supera el millón de puntos porcentuales. Sin embargo, el país sufre desde hace meses el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, en lo que es una guerra manifiesta por el petróleo del país. Se suma la maniobra de derrotar al presidente Nicolás Madura, mediante el apoyo del opositor Juan Guaidó.

En el tercer lugar, quedó Argentina, con una inflación del 57,3 por ciento anual. Pese a las promesas que realizó Macri de bajar la inflación a un dígito para el año 2020, compromiso que ratificó en 2018, a días de desembolsar el primer préstamo otorgado por el FMI, el país sufre mes a mes, incrementos en los precios de los productos y servicios de no menor de 3 puntos.

La situación se agrava con la depreciación del valor de la moneda, puesto que la política del gobierno de Cambiemos, fue la de dolarizar el valor de los servicios públicos y de los alimentos, pero los ingresos de la población siguen en pesos. Es decir, mientras mayor sea la cotización de la moneda extranjera, y por tanto mayor la depreciación del peso, mayor será la diferencia que deberá pagar la población en alimentos y servicios.

Lejos de lo expresado por Macri, de que todas sus decisiones fueron tomadas para no parecernos a Venezuela, cada índice nos acerca al país caribeño. Incluso, con el apagón masivo sufrido el último domingo.

En comparación con los datos de octubre de 2015, Macri incrementó la inflación anual en más del 100 por ciento. El incremento no puede explicarse por la situación previa del país, puesto que la Argentina había pagado en más del 90 por ciento de su deuda contraída con organismos internacionales. Además, las paritarias de los trabajadores de los distintos sectores, siempre superaban el índice de la inflación, contribuyendo al consumo interno.

Tal como señala el economista Andrés Asiain del CESO (Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz), Argentina pasa por un proceso económico inédito: la depreflación. De escasa utilización, el concepto fue acuñado por el premio nobel de economía Milton Friedman, y explica el fenómeno en el cual hay depresión –tasas de crecimiento negativas- acompañada de inflación.

Asiain, explicó que “a más de tres años de aplicación del programa económico liberal y a cuatro meses de implementarse el experimento ultramonetarista de cero crecimiento de la base monetaria, la economía argentina se hunde en la peor combinación posible: una brutal caída de la actividad económica y el empleo, acompañada de una inflación fuera de control”.

Argentina fue superado sólo por Zimbabwe, con 75,9 por ciento de inflación anual. En el segundo puesto, el país africano, explica su crisis inflacionaria por la crisis política que viene arrastrando desde el año 2017, donde su presidente, Robert Mugabe, fue depuesto de su cargo tras un golpe de estado. Mugabe se mantuvo en el poder durante 37 años, y está envuelto en distintos procesos judiciales por su actividad empresarial que implicaría casos de corrupción. Además, el ex mandatario junto a su mujer han sido sancionados por Naciones Unidas y la Unión Europea por la represión histórica ejercida contra los Derechos Humanos en el país africano. Se suma a la crisis política, el aspecto económico, dado que el país no cuenta con una moneda propia, agravado por un ciclón que produjo destrozos en ese estado.

Fuente: Trading Economics

Infobae

Europapress.es

CESO