ECONOMÍA

Tras su encuentro con la titular del organismo

Reestructuración de la deuda: el ministro de Economía se reúne con el FMI

Con el objetivo de posponer los vencimientos de pagos por al menos 4 años, Martín Guzmán estará en la sede central del Fondo en Washington

Foto: Martín Guzmán y Kristalina Georgieva en la cumbre del G-20
Foto: Martín Guzmán y Kristalina Georgieva en la cumbre del G-20

Luego que el FMI declara la deuda argentina como insostenible y que su titular; Kristalina Georgieva acordará enviar una misión de revisión al país para analizar las cuentas públicas, hoy el ministro de Economía mantendrá una importante reunión con autoridades del organismo en Washington.

Martín Guzmán, quien estará acompañado por el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, que será el coordinador de las relaciones con los organismos multilaterales y lo acompañará en sus reuniones y actividades, centradas en el FMI, aunque no debe perderse de vista que Washington es también sede del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dos importantes prestamistas de la Argentina.

Sin embargo, la agenda se extenderá hasta el martes, día en el titular de la cartera económica irá a Nueva York, donde tendrá reuniones que desde el Ministerio no precisaron pero que catalogaron como “estratégicas". Allí están los administradores de fondos que concentran la parte más importante de la deuda argentina. Porción que nadie sabe precisar pero que todos descuentan es más que suficiente para trabar cualquier cambio en las condiciones contractuales de los bonos a renegociar.

Es que tras haber sido calificada la deuda argentina como insostenible por parte del FMI, desde el gobierno de Alberto Fernández trabajan en su reestructuración, en tiempo y una importante quita.

Tal es el caso de las llamadas “Cláusulas de Acción Colectiva” de los bonos donde se exigen porcentajes de adhesión de cuanto menos 75% y, en algunos casos 85% del bono a restructurar. La clave ahí son los grandes fondos, como Fidelity (el mismo que bloqueó el diferimiento de pago del bono BP21 que intentó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof) o Blackrock, el más grande del mundo, que envió analistas a la presentación que a fines de enero hizo en el ministro en esa misma ciudad y que a los asistentes les dejó gusto a poco.

En tanto, mientras que el gobierno pretende una prórroga de capital e intereses de tres o cuatro años, lo cierto es que desde el FMI las posibilidades son otras. Lo más cercano a eso en el menú del Fondo es el “Servicio Ampliado del FMI” (EFF, por sus siglas en inglés) de un plazo máximo de 4 años o su variante, el “Servicio de Crédito Ampliado” (en inglés, ECF), de un plazo máximo de 5 años, pero limitado a países de bajos ingresos, categoría en la que no entra la Argentina y cuyo uso sería muy resistido por el directorio.

Así las cosas, la oferta más generosa que podría hacer el organismo es un nuevo Stand-By, de hasta 3 años de plazo (calzando desembolsos con los vencimientos de 2021 a 2023 y estableciendo repagos de 2024 a 2026) o un EFF que aparee desembolsos con vencimientos y estipule un calendario de repago de 2024 a 2027. En ambos casos, se estaría “pagando a sí mismo” para estirar los plazos del país.

La posibilidad de reprogramación probablemente ya estaba en los cálculos del acuerdo original. Según la última proyección del FMI, las amortizaciones que debe realizar la Argentina son de USD 3.035 millones en 2021, 18.854 millones en 2022 y 22.096 millones en 2023. Esas cifras asumían desembolsos por unos 13.000 millones que el FMI al fin no hizo, porque rehusó la última cuota al gobierno de Macri y luego Alberto Fernández decidió prescindir del resto. Pero aun restando esos 13.000 millones, es un calendario insoportable.

La Argentina es por buen margen el principal deudor del Fondo, seguido por Egipto, Ucrania, Pakistán y Grecia. Entre los cinco explican más del 77% de la cartera de deudores del organismo, pero esa cartera equivale a 15% del capital del Fondo y 10% de su “capacidad prestable total”.

Fuente: Infobae