JUJUY

Impunidad militar

Violación de una soldado del GA5, un sargento tiene orden de captura pero el regimiento impide su detención

Un Sargento Ayudante está denunciado por violación y acoso sexual a una mujer soldado. La Fiscalía de Violencia de Género ordenó su captura pero el GA5 no permite que la policía cumpla con su detención.

Violación de una soldado del GA5, un sargento tiene orden de captura pero el regimiento impide su detención

Las denuncias por violencia de género que implican a funcionarios y personas públicas en Jujuy no cesan. Cada caso que se conoce es espeluznante y la injustificada tardanza de la justicia para accionar contra los violentos pone en riesgo la integridad y hasta la vida de mujeres violentadas.

Un nuevo caso se conoció ayer e involucra a un sargento ayudante del Ejército Argentino, integrante del Grupo de Artillería 5 -GA 5- de esta provincia, quien fue denunciado ante la Unidad fiscal Especializada en Violencia de Género a cargo del fiscal Alejandro Bossatti por delitos contra la integridad sexual agravado por el ejercicio de violencia, amenazas y abuso de autoridad.

En concreto, una joven soldado denunció haber sido violada por su su superior, un Sargento ayudante. Como producto de esa denuncia, la fiscalía libró una orden de detención contra el involucrado, pero a la fecha no fue apresado, ya que la unidad militar donde revista, se negó a entregarlo a la policía. El Jefe del GA5, aludido en la denuncia de la abusada, era en ese momento el Teniente Coronel Gerardo Ángel Benegas

La víctima es una soldado voluntaria que ingresó al ejército en junio de 2019. Luego de aprobar el curso de Introducción Básico, fue destinada a cumplir funciones en la Batería de Tiro “A” del Regimiento de Artillería 5.

Allí estuvo bajo las órdenes del Sargento Ayudante Jesús Ayarde quien, de acuerdo a la denuncia, acosó diariamente a la mujer desde que comenzó su tarea. El oficial, de manera repetida asedió a la mujer para que accediera a tener relaciones sexuales con él mediante proposiciones impropias aprovechando su investidura de superior jerárquico. El sargento insistió en que “le realizara sexo oral” y según relató la víctima en la denuncia, le expresó “que tenía fuertes impulsos sexuales de penetrarme y que si accedía a su petición la iba pasar bien, manteniendo el lugar de trabajo”.

Además el hombre la amenazaba argumentando que “todas las actividades laborales que se realizan en la Unidad están regidas por leyes militares y que las leyes de los civiles no tienen vigencia; que por lo tanto no podía realizar ninguna denuncia de lo que acontecía dentro del regimiento”. 

La conducta de acoso desplegada por Ayarde fue incrementándose con el pasar del tiempo, amenazando a la soldado con darla de baja del servicio si no accedía a sus deseos sexuales. De este modo el hombre de uniforme concretó un constante abuso de poder que luego tomaría la forma de abuso sexual

El hecho más grave tuvo lugar en Agosto de 2019 “en circunstancias que nos retiramos de la Batería, por finalización de la jornada laboral, aproximadamente a las 15 horas; el Sargento Ayudante Ayarde me ordena que suba a su vehículo en forma enérgica, enojado y amenazando que si no lo hacía estaba incurriendo en desobediencia a una orden de un superior en jerarquía y que la misma implicaba falta gravísima y causal de baja”.

Abuso, crueldad y coacción

La víctima relata que ese día “Ayarde interpuso su vehículo Toyota Ethios de color verde, ante mi persona y de manera inesperada y sorpresiva, con una maniobra violenta me introdujo al interior del vehículo, expresando que me quedara quieta y no hiciera nada para agravar más mi situación, y de no obedecer ordenaría al personal de la guardia de prevención que me alojara en un calabozo por desobediencia a un superior. Ante esta situación, temerosa por mi situación laboral, no reaccione ante sus amenazas y violencia ejercida.”

“Salimos de la Batería y la sorpresa fue que al encontrarnos en el exterior del Regimiento, direcciona su vehículo hacia el norte en dirección hacia la localidad de Reyes. Argumentado que antes de dirigirse a la ciudad de San Salvador, debía concurrir a un domicilio para retirar pertenencias de su propiedad.”

“La sorpresa fue mayor y de temeridad, cuando sin mediar ninguna explicación estacionó en un descampado y en proximidades al rio Reyes, inició a ejercer violencia física hacia me persona con el objeto de quitarme mis prendas de vestir.”

“En mi resistencia ejercida en la defensa, efectué fuerza física superior a lo normal que me provocó fuerte dolores (puntadas)  en el interior de mi cuerpo, que implicó ser vencida por la violencia física ejercida por Ayarde, pero antes le realicé varios rasguños en distintas partes del cuerpo. Pero la fuerza física del militar fue superior y pudo someterme (…)”. Posteriormente la mujer relata de manera concreta y detallada cómo fue violada sexualmente por el militar.

Ante el violento hecho, la víctima, reaccionó con una crisis de nervios y con continuos llantos. “Luego de colocarme mi pantalón –prosigue la denuncia- procedió a trasladarme a la vieja terminal, donde me dejó. En todo el trayecto expresaba amenaza para que no denunciara nada y recordara que estaba bajo las leyes militares y que podría darme la baja.”

“Al llegar a mi casa, tuve mucha hemorragia, fuertes dolores vaginales, en el estómago y llore por mucho tiempo, pensando en todo lo que me sucedió.”

“De todo lo sucedido, no lo comente a mis padres, ni integrantes de la familia; por vergüenza, pudor y por las reacciones que podrían tener. Evité realizar comentario de lo sucedido, porque estoy en pareja y no quería que se enterara de lo que me pasó.”

Luego del brutal abuso cometido, y a pesar de las terribles secuelas sufridas por la mujer, el militar no se detuvo.

“Al día siguiente, al retomar mis tareas habituales en la Batería, Ayarde continúa con su actitud de acoso sexual, realizando advertencia que no efectuara ninguna denuncia de lo ocurrido, por cuanto implicaría la baja de la institución. Como no accedí a sus pretensiones sexuales, resolvió dejarme sin actividad en el Detal (oficina), al que deje de concurrir, y me asigno tareas varias, como limpieza, cuartelero y otras actividades menores inherentes a la Batería.”

“Toda vez que me cruzaba con Ayarde en cualquier lugar de la Batería (…) continuaba ejerciendo presión psicológica para que acepte su invitación sexual.”

En el mes de Octubre del presente año, Ayarde solicita Licencia por Paternidad y se reintegra al servicio el día martes 29 de ese mes. “Retomando su insistencia en presionar para que acceda a mantener relaciones sexuales y efectuara sexo oral”, relata la soldado abusada.

“El día miércoles 30 Octubre 2019, en circunstancia que procedía a retirarme del servicio, a la salida del Regimiento 5° de Artillería, Ayarde me cruza su vehículo, a la vez que me ordena  que suba. A lo que no accedí. Se puso furioso y expresó que estaba desobedeciendo una orden de un superior.”

Al día siguiente, el Jueves 31 el Sargento coaccionó a la mujer para que firmase un pedido de baja de la institución, “me manifiesta que debo firmar las documentaciones que ya tenía redactada en la que se hacía constar que solicitaba la baja de la Institución.”

“Ante mi negativa, Ayarde se pone furioso, realizando amenazas hacia mi persona y exigiendo que debía firmar esa documentación de solicitud de baja. Ante esta situación, desesperada y angustiada, mediante llamada por mi celular informo a mi madre que vive en la Ciudad del El Carmen, sobre la situación que estaba atravesando.”

“Tiempo más tarde, Ayarde pone en mi conocimiento que en la Guardia de Prevención está un abogado (…) que solicita entrevistarme. A la vez que se pone furioso, realizando amenazas hacia mi persona, manifestando que me pegaría un tiro en la cabeza, que lo podía hacer porque todo está bajo las leyes militares y que ningún civil se va entrometer dentro la vida del cuartel.  Además me avisa que estaba incomunicada por orden del Jefe de Regimiento y que no iba hablar con ningún abogado.”

Finalmente los militares comprendieron que no podían negar el ejercicio de sus derechos a una ciudadana “(…) luego de transcurrir un tiempo, me conducen a la Guardia de Prevención, donde puedo hablar con el abogado (…), a quien le informo de todo lo sucedido.”

También la policía de la provincia tomó intervención en el hecho “(…) antes del mediodía del mismo día 31 de Octubre del presente año, personal de la policía de la provincia, presente en el Regimiento 5° solicita mi presencia en la guardia y me entrevistan sobre mi estado de salud y situación.  A la vez que están presentes en la unidad militar ante pedido de mis padres y del abogado Dominguez. Finalizada la entrevista, retorno a la Batería.”

La presencia policial y del abogado patrocinante de la víctima enfurecieron al sargento acosador. “De nuevo en la Batería, Ayarde estaba sacado, furioso; a la vez que expresaba improperios, insultos y amenazas que me pegaría un tiro en la cabeza por todo lo que estaba ocasionando.”

Pero además la intención por parte de la mujer de ejercer su defensa activó el despliegue de un accionar militar conjunto tendiente a coaccionar y violar los derechos humanos más básicos de la mujer.

“Seguidamente me conducen a la oficina del Jefe del Regimiento, pero antes de ingresar a su despacho un personal masculino procede a realizar una requisa de forma violenta, como si  se tratara de un prisionero, en todo mi cuerpo. A las vez que me quita mi celular y procede a borrar toda la prueba (mensajes de textos, audios, fotos) del accionar de Ayarde; manifestado que lo realizaba por órdenes del Jefe de Regimiento.”

“Ya ante la presencia del Jefe de Regimiento, comenzó con las amenazas por todo lo que estaba realizando, y expresaba que no le importaba que ponga abogado por que el Ejército tiene cientos de abogados y saben cómo salir de todo lo denunciado.”

“Además, me recordaba que todo lo que sucede dentro del Regimiento se rige por las leyes militares y que me convenía firmar toda la documentación que me presentaba, para solicitar la baja de la institución. También me ofrecía, que me iba redactar una recomendación para poder ingresar en cualquier lugar que pretendía trabajar.”

Luego del calvario sufrido, la víctima pudo al fin salir del destacamento militar y radicar la denuncia “Aproximadamente a horas 14,00 me ordenan que me retire de franco de servicio. Luego de cambiar de vestuario, de civil, y retirarme de la Batería, al llegar a la Guardia de Prevención, me encuentro con mi padre y el abogado. Seguidamente, soy acompañada a la seccional N° 49 de la policía de la provincia, ubicada en barrio Huaico, donde procedo a radicar la denuncia correspondiente (…)”

 

Las secuelas y la persecución

A raíz del abuso sexual sufrido, la mujer quedó con graves secuelas en su cuerpo que derivaron en una intervención quirúrgica. Pero la persecución, las amenazas y la violencia ejercida por los militares no se detuvo ni afuera del regimiento.

“En circunstancia que efectuaba resistencia en la defensa de las agresiones física de Ayarde el día que me violó, efectué fuerza física superior a lo normal que me provocó fuerte dolores (puntadas)  en el interior de mi cuerpo y ese dolor continuó en el tiempo con fuerte dolores progresivos. “Fue motivo que el día 1 de noviembre 2019 me internaron de urgencia en una Clínica privada e intervenida quirúrgicamente por peritonitis abdominal (…)”

“En el transcurso de mi internación y posterior a mi operación, se hicieron presentes personal del regimiento, del sector sanidad, para verificar mis heridas de operación. Haciéndolo de manera violenta, sin permiso de profesionales del de la clínica y ni de mi consentimiento. La revisación consistió en quitarme la venda que cubría mi herida y presionar con fuerza con sus manos en el lugar de la herida.”

“El personal militar que se apersonó en la clínica también expresaban amenazas de proceder a la baja de la institución, manifestando que todo lo sucedido está bajo las leyes militares, que el proceder hasta acá no era lo correcto y que complicaba gravemente mi situación. Estando en toda ocasión, presente mis padres.”

“De lo expresado, mis padres se apersonaron en sede policial a los efectos de exponer la situación antes descripta. Y que oportunamente aportare como prueba. Actualmente continúo internada en Clínica privada en recuperación de mi salud.”

 

La  intervención de la Justicia y el encubrimiento del Ejército

Por resolución de la “Unidad Fiscal especializada en Violencia Familiar de Género y de Delitos contra la Integridad Sexual”, interviniente en el caso, se dispuso una evaluación física y psicológica de la víctima, dictaminando que su cuadro clínico es de estricta gravedad. Además ante el riesgo para la integridad de la denunciante se dispuso la custodia policial en su domicilio por cuanto recibió reiteradas advertencias  anónimas amenazantes, para que levante la denuncia.

La causa está caratulada como “Ayarde, Jesús Walter P.S.A. Abuso Sexual con Acceso Carnal” y como resultado de las actuaciones llevadas a cabo la Fiscalía dispuso una orden de detención contra el denunciado Ayarde, que debía ser  ejecutada por el jefe de la dependencia policial de Jujuy ubicada en el Barrio Huaico.

La responsable de la unidad policial se constituyó en el Regimiento 5 para pedir autorización al jefe de dicha unidad militar, y proceder a la detención del denunciado. Pero esa autorización fue denegada, rehusándose el Jefe de esa unidad militar a prestar cualquier tipo de colaboración para dar curso a lo dispuesto por el fiscal.

El día viernes 10 de Enero la víctima, como consecuencia del brutal abuso sufrido y los continuos asedios y presiones psicológicas ejercidas por el personal militar para que levante la denuncia; sufrió una gravísima crisis nerviosa con la ingesta de psicofármacos, lo que motivo su internación en el Hospital de El Carmen.

Hasta el día de la fecha el denunciado no se encuentra a derecho y el jefe de la unidad militar, Teniente Coronel Benegas, en aparente connivencia no se allana a lo dispuesto por la Justicia Provincial. Las razones que argumenta es que el denunciado se encuentra en “maniobras”.

Es decir que no se cumple la orden de la Fiscalía, el denunciado continúa en libertad agravando la situación de la víctima.

Al parecer algunos integrantes del ejército tienen la fantasía de que vivimos aún en una dictadura y que existen leyes especiales que los amparan. No entendieron que estamos en una democracia donde las y los ciudadanos –y ellos también lo son- somos iguales ante la ley y no existe ninguna legislación especial que les asegure impunidad ante delitos como los abusos sexuales, las amenazas y cualquier violación a los derechos humanos de las y los argentinos.