NACIONALES

En el día internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

Se cumplen 15 años de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Con el objetivo de generar un marco legal que garantice las interrupciones voluntarias de los embarazos, colectivos feministas reiteran la necesidad de una ley nacional

Foto: Unidiversidad
Foto: Unidiversidad

Mañana se celebra el día internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, fecha que los movimientos feministas, entre otros, eligieron 15 años atrás, para hacer visible en las calles, la necesidad de crear una ley nacional para la interrupción legal del embarazo.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se inició en 2005, cuando diversos feminismos de todo el país se reunieron para reclamar una ley que amplíe y garantice derechos. “Son 15 años de presencia en las calles y en el Congreso, estrechando redes en distintos territorios, para la redacción de un proyecto de ley que contempla las realidades y los derechos de las personas que hoy son criminalizadas y que ponen en riesgo su vida y su salud cuando deciden abortar”, expresaron en un comunicado.

Es que en el marco de la pandemia, la marea verde no podrá hacerse visible este año, tal como lo venían realizando desde aquel entonces.

Fueron ocho las oportunidades en que presentaron un proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo ante el Congreso Nacional, siendo en 2018 la última vez que se debatió, con un escenario verde en las calles que pedía #AbortoLegalYa.

Desde hace 15 años, que los movimientos pensaron en brindar un marco legal que garantice las interrupciones voluntarias de los embarazos, como así también la reivindicación de la salud pública y la justicia social “para todas las personas con posibilidad de gestar. Nos movilizamos colectivamente por el pleno ejercicio de los derechos humanos”.

“Militar en la Campaña es un compromiso personal, ético y político. Es en sí mismo un proyecto de vida en libertad, que abraza la autonomía de todas y de todes, que reivindica la educación sexual integral como condición de posibilidad de toda decisión libre y empoderada sobre nuestros cuerpos, que reclama políticas públicas y efectivas en defensa de la salud y de los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos”.

Dicha campaña no solo está compuesta de militantes, sino también de profesionales de la salud, socorristas y activistas que acompañan a abortar en cada lugar del país, con el objetivo de “lograr el acceso y la garantía de derechos para llevar adelante vidas autónomas, plenas y en condiciones de igualdad. Nos rebelamos ante las políticas que pretenden disciplinar nuestros cuerpos, gobernar nuestras biografías y biologizar el ejercicio de nuestras identidades”.