OPINIÓN

En el marco de la pandemia del COVID 19

Educación virtual: un debate necesario en una sociedad con desigualdad digital

El acceso a internet o la posesión de una computadora por parte de estudiantes como uno de los obstáculos para aplicar la metodología. Lo mismo ocurre con docentes, que supone el acceso a la red y saben aplicar las herramientas de educación virtual

Educación virtual: un debate necesario en una sociedad con desigualdad digital

Por Romina Amaya

Desde que la pandemia de Covid-19 invadió nuestras vidas, hay un antes y un después en las actividades y hábitos que desarrollábamos todos los días, una de esas actividades, trastocada por el coronavirus, es sin lugar a dudas la manera de enseñar y la forma de aprender de nuestros chicos ya que las escuelas y colegios, fueron los primeros que cerraron sus puertas para evitar el contacto social de los estudiantes y por las declaraciones del Gobernador de la provincia demoraran meses en reabrir .

Si bien se lanzaron medidas, tanto nacionales como provinciales que buscan tapar el bache que genera la parálisis del sistema educativo tradicional, algunos anuncios rimbombantes como la de educación virtual para todos chocan de frente con problemas estructurales latentes en las familias jujeñas como la falta de recursos para hacerle frente al mundo digital.

Haciendo un recorrido por como vienen trabajando algunos docentes durante esta cuarentena nos topamos con la educación privada, donde los docentes en conjunto con los directivos, delinearon planes que incluyen la utilización de plataformas como Google Classroom para trabajar con los saberes prioritarios para cada nivel, atendiendo a las consultas y dificultades de los estudiantes. Asimismo, señalaron la mayoría de los educadores de este sector consultados, “nos solicitaron no sobrecargar a los chicos con actividades y contemplar lo que está pasando”.

“Los profes estamos haciendo una tarea descomunal y por el medio que sea, facebook, whatsapp, instragram, moodle, classroom, le hacemos llegar las actividades a los chicos, los acompañamos y respondemos consultas a todas horas” aseguraron. No obstante, alertaron los profesores, “lo triste es que todo el mundo asume que todos los docentes tenemos acceso a internet y conocemos todas las herramientas de e-learning, pero la realidad es mucho más compleja que eso”.

En el caso del sistema público de educación, los docentes del nivel secundario, de acuerdo a los resuelto por la cartera educativa y también a lo resuelto por cada institución, debían enviar actividades educativas a los estudiantes en cuarentena cada semana.

En el caso del Colegio de Artes N° 53, ubicado en el populoso barrio San José de la ciudad de Palpalá, explicó José Luis Contreras, docente de la institución, “se definió enviar las actividades a los alumnos a través de un correo electrónico adjuntando el correspondiente material bibliográfico o enlaces de vídeos, documentales etc. El encargado, de hacer llegar las actividades a los alumnos, es decir el intermediario entre el docente y el alumno, es el preceptor. Las actividades se mandan una vez por semana a manera de no atosigar e ir acostumbrando a los chicos a la nueva modalidad y a los nuevos contenidos” detalló el docente.

Agregó que “comenzó a surgir lo que siempre estuvo presente que es la gran brecha digital que existe en los chicos. Si bien muchos tienen celulares, dada las circunstancias y el contexto, muchos barrios no tienen buena conectividad digital y los que la tienen encuentran muchas dificultades en su servicio de internet, además hay otro tanto que por la situación económica no pueden darse el lujo de este servicio, entonces, estas diferencias comenzaron a aflorar y a influir en los trabajos a entregar”.

Continúo el profesor “la gran mayoría no puede enviar los trabajos, algunos no tienen siquiera un teléfono que pueda abrir un archivo PDF, muchos no cuentan con la posibilidad de que sus padres los ayuden a abrir una cuenta de correo electrónico o bien hay analfabetismo digital por parte de los padres. Entonces cuando se habla de que los chicos están viviendo un tiempo donde pueden acceder a mayor información, hay que saber que hay un gran sector donde los chicos no tienen conocimientos, ni las herramientas necesarias para simplemente poder enviar los trabajos” remarcó José Luis Contreras.

“En la primera actividad enviada hace dos semanas, de treinta alumnos recibí respuesta solo de cinco chicos que se nota tienen acceso a internet, una computadora y ayuda de los padres, un gran porcentaje de los alumnos no tiene esta posibilidad”.

Por otra parte, exhibió Contreras, la situación saca también a la luz la falta de recursos que tienen muchos docentes a la hora de entender el contexto y que las tareas no deben ser para solo aprender contenidos, sino que estas deben permitir a los chicos sobrellevar situaciones en sus hogares. “La enseñanza debe ser un momento de distención, divertimento y experimentación, hay que abordar los contenidos desde otro lado” opinó.

Por último, subrayó el docente, “se atraviesa una situación donde muchos docentes no tienen los recursos acordes para la ocasión como conectividad etc. Hay muchos docentes que se debaten si comer una semana más o pagar una cuota de internet. Todo esto permitió dar cuenta de la fragilidad del sistema educativo” aseguró.

Aún más complicada, por no decir critica, es la situación del nivel primario, donde según señalaron los docentes consultados “las condiciones que se plantean para que se desarrolle con normalidad esta cuarentena y los chicos estén en su cada aprendiendo no están funcionando”.

Un claro ejemplo de esta situación la brinda la docente de primer grado Claudia Suarez perteneciente a la Corriente Sindical Nacional Conti-Santoro quien señaló que “desde mi experiencia, yo no tengo una computadora que me permita desarrollar un aula virtual y mis alumnos mucho menos. Mi única herramienta por ahora es el WhatsApp y los audios, ni siquiera videos puedo filmar con mi celular, entonces ¿Te imaginas lo que significa enseñar así a un primer grado que inicia con el proceso de alfabetización?, en este proceso, señaló Suarez, el encuentro áulico es fundamental porque es descubrir y construir el mundo escrito y leer que, si bien lo están haciendo en casa con sus padres, estos no están preparados a pesar de todas las herramientas que le brindamos”.

“Hay muchos papas que no están respondiendo porque no pueden, no se los puede retener en el WhatApp, explicó Claudia y agregó de hecho, hay padres que salen a trabajar y dejan a los chicos solos. A los padres en estos momentos les importa más el tema de salud y el económico porque no llegan a fin de mes y es entendible” argumentó.

Asimismo, desde la corriente sindical a la que pertenece la docente criticaron que “la ministra se vanagloria con la implementación de la "educación virtual" cuando sabemos lo deficiente que es esta, no está llegando a todos. Apela al compromiso, creatividad y vocación docente, un discurso moralista frente a una realidad material que delata que nuestros sueldos son de pobreza (aun así, el internet lo pagamos nosotros) condiciones de trabajo totalmente degradadas, somos blanco fácil para ajustes y ataques a nuestros derechos”.

En este recorrido por cómo se está resolviendo el tema de la educación en esta cuarentena no podemos dejar de echar un vistazo a otro efecto colateral de la pandemia que es el impacto en los chicos con alguna discapacidad y su educación.

En la provincia la situación se encuentra más resuelta para aquellos chicos que cuentan con una obra social ya que por un decreto de la superintendencia de Servicios de Salud obras sociales como OSDE, IOMA, Policía Federal están obligadas a cubrir la totalidad del pago a docentes que realizan las adecuaciones curriculares vía online, además ciertos institutos a los que asisten estos chicos, que están cubiertos por sus obras sociales, les garantizan él envió de las actividades casa por casa. Sin embargo, no es la misma situación para aquellos que no están en escuelas especiales sino en escuelas comunes como “alumnos integrados” ya que por el aislamiento social y la cuarentena se quedaron sin docente especial y gabinete psicopedagógico en el caso de que la institución los tuviera.

Quizás la educación virtual este un poco más resulta en la universidad donde los alumnos, desde el mismo ingreso a la universidad pública, deben internarse en el mundo digital y bucear entre aulas virtuales y clases en facebook, sin embargo, se presentan los mismos problemas que en los demás niveles que son la fata de recursos informáticos y tecnológicos de los estudiantes, en este caso, detalló una docente de la carrera de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades, se resuelve, casi siempre, con la solidaridad entre pares, entre alumnos que se juntan, o se mandan los prácticos para que un compañero lo suba al aula o lo pase a una versión World o PDF, lo resuelven así pero la problemática existe”.

Los docentes también somos seres humanos y la estamos pasando mal

Así lo manifestó Mabel, docente de lengua de Maimará, al referirse a la situación que atraviesan los educadores por la cuarentena, el cierre de escuelas, las nuevas modalidades de enseñanza y la situación económica.

“Muchas veces parece que todos piensan que tenemos la vida resuelta por ser docentes, que no tenemos problemas económicos, de salud y personales y ahora se suma el hecho de que nuestros gobernantes creen que no nos afecta lo que está pasando cuando muchos de nosotros, por no decir casi la totalidad, tenemos sueldos que no nos permiten llegar a fin de mes o ni siquiera las herramientas para poder brindar clases virtuales como quieren todos”, aseguro.

“En el caso de una colega, agregó Mabel, es la única con ingreso seguro en su familia, su marido es albañil y todas las obras y construcciones están paralizadas. Otra compañera es madre soltera y también sostiene todo sola, entonces como afrontar la terrible situación que estamos viviendo con todas estas mochilas, encima ahora se le suma el miedo de enfermarse y morir o que se enfermen nuestras familias” explicó.

Prosiguió en su relato, “todos la estamos pasando mal, por eso no hay que olvidar que los docentes somos seres humanos igual que todos. En la situación que estamos pasando obviamente los chicos no tienen la culpa de nada, pero hay que definir lo mejor para todos, para que todos podamos cumplir y no haya desigualdades entre quienes pueden y quienes no pueden. Por ejemplo, mis chicos no pueden tener clases virtuales, la mayoría no tiene internet en sus hogares, y en la escuela es deficiente, además ahí no pueden ir, igualmente muchos de los chicos de mi escuela tampoco comen todos los días, ¿Cómo resolvemos eso?” cuestionó la profesora.

Lo que sale a la luz con todo lo expuesto es que las fórmulas mágicas, virtuales o televisivas que buscan remplazar en tiempo de crisis el proceso enseñanza-aprendizaje tradicional está teniendo resultados mínimos. A esto se le suma que la pandemia visibiliza más que nunca la falta de recursos de los alumnos y docentes producto de las desigualdades económico estructurales, situación que nada tiene ya de “particular” sino más bien se ha convertido en la regla general de la mayoría, conjuntamente se aprecia que toda la responsabilidad en cuanto a la educación, hasta ahora, en la provincia, cae sobre el sector docente ya que las acciones gubernamentales son casi nulas.

De esta manera, queda por delante ver cómo hacer para educar en estos tiempos teniendo en cuenta las desiguales que presentan los hogares más vulnerables. Ver como se podrá afrontar una educación en una casa donde los padres huyen de los grupos de WhatsApp de la escuela porque tienen problemas más graves que resolver, donde no se cuenta con los recursos tecnológicos acordes y donde hay docentes poco acompañados y colapsados por la situación.