OPINIÓN

Carta de Lectores

El turismo en jaque

Compartimos la inquietud de un pequeño empresario jujeño sobre el difícil momento que atraviesa esa actividad por la pandemia y la falta de soluciones por parte de las autoridades competentes.

El turismo en jaque

 

Alquileres, servicios, salarios… son solo algunas de las preocupaciones que nos atraviesan hoy a los que nos dedicamos al turismo, sumado a la incertidumbre que genera el futuro a corto y largo plazo.

Los propietarios de los inmuebles no quieren perder. Son contadas excepciones los que contemplan la situación que aqueja a los inquilinos, que ya hace 31 días no reciben un huésped. Si tenes suerte, te cobran más adelante lo que no podes pagar hoy, como dictó el decreto presidencial. Pero pagar lo pagás igual.

Con respecto a los servicios la cosa no cambia demasiado, lo que no llegas a pagar hoy se te acumula para más adelante.

Los salarios, nos pusimos bien en claro con mi señora, que no íbamos a suspenderlos. Un hospedaje familiar como el nuestro genera trabajo para 3 familias mas, a las que hoy no podemos dejar sin ingresos. Tenemos un vínculo más allá del de empleador y empleado, forjado con los años, y no podemos incurrir en la metodología que hoy día están adoptando las grandes empresas, donde reducen el 30%  los salarios, los suspenden o directamente despiden a sus empleados.

Los préstamos bancarios son inaccesibles. Los requisitos imposibles de cumplir. Si no tenes historial crediticio, si no facturaste tanto…te dan una y mil vueltas para decirte que no calificas. Son una mentira.

Se nos exigió desde primer momento desde la Secretaria de Turismo la cancelación de las reservas y la devolución de las señas recibidas, cosa que hicimos de inmediato.  

Siendo optimistas creemos que el turismo nacional se reactivará de a poco a partir de agosto. Y con el turismo internacional nos toca ser un poco más pesimistas y pensar que por varios meses el país permanecerá con sus fronteras cerradas, por lo que estimamos que hasta el 2021 no ingresarán extranjeros, que son un gran aporte en las temporadas bajas cuando el turismo nacional se encuentra inmóvil por el curso del ciclo lectivo.

La Secretaria de Turismo no se pronuncia al respecto. No informan sobre medidas que nos alcancen a los que vivimos de la actividad y actualmente nos encontramos desocupados.

Estas preocupaciones tratamos de hacérselas conocer a los funcionarios del gobierno, tanto municipal como provincial y nacional. Les escribimos a través de sus redes y nada, literalmente te ¨clavan el visto¨, ni siquiera te responden para tranquilizarte de que visibilizan tu problemática. Están más allá de eso. Son una especie de Dioses Inalcanzables que te hacen sentir invisible.

Todas estas cosas que redacto no solo nos afectan a nosotros, son muchas las familias que están atravesando la misma problemática  y que viven con la misma incertidumbre. No hablo de empresas millonarias, ni de hoteles de 4 o 5 estrella. Hablo de familias que atienden a sus huéspedes, familias que comparten el día a día con los turistas, familias que con esta actividad generan el ingreso diario para llevar la comida a la casa y para afrontar los compromisos asumidos.

Pedimos que alguien se ocupe de los invisibles y nos dé respuestas concretas a estos problemas, sin caer siempre en el laberinto burocrático estatal, que termina ganándote por cansancio.

El gobierno da asistencia a cierto sector de la sociedad y si no estás incluido en esa fracción, te la tenes que arreglar como puedas. No somos comercios con espalda como para soportar meses sin facturar y haciéndole frente a alquileres, salarios, servicios y pagos de deudas contraídas previamente, que en el normal funcionamiento de la actividad no nos hubieron significado una complicación. Sin dejar de mencionar el aumento en el costo de vida que es significativo a partir de la pandemia y hace aún más difícil la situación.

Esperamos al menos, que alguno de esos políticos que dicen estar trabajando y no dejan de subir historias a Face o videos a Twitter, se tomen 5 minutos y les respondan a los simples mortales como nosotros. Que en este momento de crisis sanitaria y económica agobiante, muestren un poco de empatía y al menos devuelvan una palabra de aliento aunque no puedan darnos una solución, porque a veces un pequeño gesto como ese, puede hacerle sentir a uno que EXISTE, que no está solo y que los funcionarios públicos realmente están ahí porque quieren estar cerca de la gente. .

El Estado podría establecer una reducción porcentual de los alquileres comerciales por decreto para los negocios que se ven afectados por el párate de la actividad… Y  del saldo a pagar, podría subsidiar una parte y la otra a cuenta del inquilino?? Y con los servicios esenciales??....  Es utópico  pensar con una solución así ?? De esta manera todos aportamos un poco en esta crisis. O por que no créditos con el interés mas bajo posible y con un tiempo de gracia que empiece a correr a partir de que se reactive la actividad?

¿Se tomara algún funcionario el rato para responder a esto o seguiremos con la misma racha?

Roberto Sánchez