OPINIÓN

Opina Myriam Bregman, legisladora del FIT

La deuda argentina debe ser desconocida

Las razones por las que la doctrina de la "deuda odiosa" aplica al caso argentino y todo el proceso de endeudamiento debe ser investigado.

La deuda argentina debe ser desconocida

* Por Myriam Bregman, para La Política On line

 

La doctrina de la "deuda odiosa", de larga data en el derecho internacional, permite el desconocimiento soberano de una deuda tomada por un Estado. No fue formulada por ningún "zurdo", sino por el jurista ruso Alexandre Sack, un especialista en derecho bancario y financiero que defendía a rabiar el derecho de los acreedores privados. Dueño de concepciones bastante reaccionarias, al profundizar en el tema no pudo evitar concluir que hay casos en que las deudas pueden desconocerse. Esto es: si se demuestra que el Gobierno que la contrajo utilizó el dinero recibido en contra de los intereses de la nación, de la población, y que los acreedores actuaron a sabiendas de ello.

Ya Simón Bolivar dijo que "la deuda nacional nos va a oprimir" y agregó: "La deuda pública es un caos de horrores, de calamidades y de crímenes... y Colombia una víctima cuyas entrañas despedazan esos buitres... Cualquiera que sea el partido que se tome con esta deuda es horrible: si la reconocemos, dejamos de existir, y si no... será el oprobio de esta nación".

También José de San Martín como protector de la libertad del Perú cuestionó que deban pagarse las deudas tomadas para someter al pueblo. México, por ejemplo, desconoció su deuda varias veces, y así una larga lista de países que podríamos citar. Un caso reciente es el de Ecuador, cuando en 2008 Rafael Correa ordenó investigar la deuda y se demostró que había motivos para declarar la nulidad, aunque luego se decidió renegociar para seguir pagando.

Estados Unidos, precursor en el uso de esta doctrina, la sigue utilizando cuando conviene a sus intereses (y rechaza cuando le toca cobrar). "El futuro del pueblo iraquí no debe quedar hipotecado por la enorme carga de la deuda en que incurrió el régimen de Sadam Husein", señaló Bush en un comunicado. El presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, declaró que era necesario condonar al menos dos tercios de la deuda. Se preguntaba un artículo del diario Clarín en diciembre de 2003: "Pero si la deuda de Irak es odiosa -tal el calificativo legal- porque la contrajo Saddam Hussein, ¿qué pasa con la que tomaron Videla en Argentina, Pinochet en Chile, Mobutu en Zaire o Marcos en Filipinas, por citar algunos dictadores? EE. UU. prefiere que la renta petrolera de Irak no pague deudas, sino que financie negocios allí para provecho de firmas estadounidenses".

Como se ve, poco importa el carácter del Gobierno que contrae la deuda, sino los potenciales negocios que se abren, quedando claro que no hay negocio (ni futuro) posible si no se cuestiona el peso enorme del endeudamiento.

Como dijo Marx, entre dos derechos iguales decide la fuerza, y aquí, en definitiva, se trata de eso, de la relación de fuerzas y la movilización de las masas. No obstante, con estos fundamentos se demuestra que no toda deuda se paga sin más, como se quiere decir ahora.

El FMI sabía lo que estaba haciendo, de eso nadie duda. Tampoco que los acreedores privados, los fondos de inversión, buscan como buitres las crisis para hacer sus negocios. Entonces solo queda mirar para qué se tomó deuda.

Tuvo varios motivos: 1) pagar deuda anterior y sus intereses; 2) cubrir el déficit fiscal que se acrecentó por el recorte de impuestos a empresas, exportadores y patrimonios de los ricos; 3) satisfacer la necesidad de los bancos y fondos de colocar liquidez, lo que Alejandro Bercovich llama el delivery de Luis Caputo: "Era como un delivery de títulos de deuda para esas grandes financieras de Wall Street"; 4) la fuga de capitales (cerca de la mitad de la deuda tomada): el Gobierno tomaba deuda en dólares para pagar deuda y déficit en pesos. Además, el propio BCRA se endeudó para tener reservas y después las liquidó en la fuga de capitales. Otra fuente para la fuga fue la entrada de capitales golondrina para hacer ganancias con las Lebac.

Es evidente que esto no benefició a la población, sino a los mismos de siempre. Por eso el Frente de Izquierda rechaza que el ajuste que implica el pago de la deuda lo paguen los trabajadores, los jubilados y el pueblo pobre. No hablamos de hipótesis: a pedido de los acreedores ya se eliminó la movilidad jubilatoria y los niños siguen muriendo por desnutrición en el país. Una cosa es indivisible de la otra.

 

La doctrina de la deuda odiosa, más los principios generales del derecho (principio de la buena fe, prohibición del enriquecimiento sin causa y de la usura y anatocismo, etc.), la violación de normas constitucionales en la contratación y en la prórroga de jurisdicción (art. 116 de la Constitución), la sentencia del juez Ballesteros en la causa Olmos, etc., son una base enorme para cuestionar el endeudamiento.

Sabemos que la pelea por terminar con el mecanismo de dominación que significan las deudas odiosas, ilegítimas e ilegales, debe ser parte de una pelea mayor contra el sistema capitalista, pero también que no se empieza a salir de la dependencia y el atraso pagando, reestructurando, legitimando y aceptando la usura. 

 

* Myriam Bregman es Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por el FIT, Frente de Izquierda y de los Trabajadores