POLÍTICA

Ante ante el incremento de casos en el interior

Alberto Fernández anunció restricciones en 18 provincias: "Les pido que entiendan la dimensión del problema" 

La presentación dió cuenta de la nueva situación de la pandemia: con el 65 por ciento de los casos en el interior, el Presidente esta vez estuvo acompañado por los gobernadores de Jujuy, Santa Fe y Neuquén.

Alberto Fernández anunció restricciones en 18 provincias: "Les pido que entiendan la dimensión del problema" 

 

El presidente Alberto Fernández anunció la extensión de las medidas de cuidado en todo el país, con la novedad de que en departamentos de 18 provincias tendrán mayores restricciones por dos semanas. "Les pido a todos y todas que entiendan la dimensión del problema", remarcó, en una nueva jornada con más de 15 mil contagios.  La presentación dio cuenta de la nueva situación de la pandemia: con el 65 por ciento de los casos en el interior, el Presidente esta vez estuvo acompañado por los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; de Santa Fe, Omar Perotti; y de Neuquén, Omar Gutiérrez, quienes agradecieron el trabajo en conjunto con Nación y el anuncio de la puesta en marcha de un plan Detectar Federal que acelerará los testeos en todo el país. Hoy más aliviados, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense Axel Kicillof avanzan con nuevas aperturas. En la Ciudad, Rodríguez Larreta anunció el "acompañamiento educativo" para alumnos de los últimos años de cada ciclo pero debió dejar para más adelante la apertura de shoppings.

La presentación dejó claro que el formato de spots grabados utilizados las últimas dos veces no resultó todo lo bueno que se esperaba. En el vivo, el tono calmo y docente del Presidente es donde mejor funciona. Lo que más le preocupaba a Fernández era que no se creyera que porque en estos meses la pandemia se trasladó al interior le restaba importancia al tema, sino que fue simplemente que se modificó la manera de comunicar. "Nosotros no abandonamos a nuestros hermanos", remarcó. 

Para salvar cualquier malentendido, el jueves realizó una videoconferencia de cinco horas con los gobernadores donde hicieron un repaso de la situación y plantearon lla conveniencia de trasladar el sistema de trabajo implementado durante estos meses en el AMBA a todo el país. Esto es, coordinación entre la Nación y las provincias, monitoreo permanente de la situación del sistema sanitario y consenso en la aplicación de las restricciones y aperturas. 

Fernández habló desde el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, que en los últimos días volvió a convertirse en su principal lugar de trabajo. Repasó los inicios de la pandemia, cuando la temprana cuarentena permitió recomponer el sistema de salud y de esa manera garantizó la atención sanitaria para todos los contagiados. Consideró que el buen resultado de la experiencia en el AMBA servía para saber "por dónde tenemos que transitar", ahora que la pandemia entró en una nueva etapa e irradió desde la zona metropolitana hacia el interior. 

Pidió "permiso" para volver a las filminas, que ahora ubicaron a la Argentina en una posición más alta en cuanto a los contagios cada 100 mil habitantes comparado con el resto de los países de la región y un poco mejor ubicado en lo que se refiere a la tasa de mortalidad, pese al crecimiento experimentado en los últimos días. Ayer se registraron 15.099 casos -fue el tercer día consecutivo por encima de los 15 mil- y 515 nuevas muertes. Las cifras totales ahora superan los 870 mil contagios y los 23 mil fallecidos. Pero el gráfico más llamativo fue el del coloreado del país, que mostró cómo en las últimas semanas las zonas en rojo se habían diseminado desde el AMBA hacia distintos puntos del país. La proporción de casos que a fines de mayo era del 93 por ciento en AMBA y 7 por ciento en el interior, hoy se modificó a 35,1 por ciento al 64,9 por ciento. 

La urgencia también quedó evidencia en el gráfico sobre ocupación de camas. Hay ocho provincias con más del 70 por ciento de ocupación, con algunas ciudades como General Roca, Rosario y el Gran Mendoza con una situación al límite. Fernández comentó el caso de Jujuy, donde se llegó a un cuadro muy complicado al borde de la saturación. Se puso en marcha el plan Detectar más restricciones a la circulación por tres semanas, con lo que se había conseguido domar la curva. Es el modelo que buscan trasladar al resto de las zonas en problemas. Contó el caso de Tierra del Fuego, que sumó más contagios cuando más nieve y peor situación climática sufrió, para advertir que son las reuniones sociales las principales propagadoras del virus. 

Habló de "disponer en distintos departamentos de 18 provincias medidas que permitan una disminución intensa y transitoria de la circulación de personas durante los próximos 14 días". Las provincias exentas de estas restricciones serán La Pampa, Catamarca, Formosa, Corrientes y Misiones. Advirtió sobre el "ametrallamiento" desde los medios que aseguran que estas medidas no son necesarias e insistió que es el único remedio a este "virus maldito" que hoy ofrece la ciencia. Dedicó un párrafo a la situación económica, reconociendo los malos indicadores del segundo trimestre del año, que aseguró mejorarán en el tercer trimestre con muchas actividades ya funcionando de acuerdo a la nueva normalidad. También destacó la ayuda repartida en estos meses, que evaluó en 650 mil millones de pesos para el interior del país. 

Lo acompañaban un gobernador peronista como Perotti, un radical como Morales y un provincial como Gutiérrez. Hablaron brevemente sin sacarse el tapaboca, principalmente destacando la ayuda recibida por parte del Gobierno y las medidas adoptadas en sus provincias para paliar la situación. Morales luego se mostraría en contra de la nueva protesta que promueve el macrismo para el lunes.

Antes de recibirlos a ellos, Fernández se reunió con Rodríguez Larreta y Diego Santilli mientras que Kicillof se sumó de manera virtual porque continúa aislado en su casa. Hicieron un repaso de la situación en el AMBA, que luego el Presidente advertiría que "no está resuelta para nada", pero que sí muestra una leve caída de casos en las últimas semanas y da pie para pensar en nuevas aperturas. Desde el gobierno porteño habían anticipado la apertura de shoppings, pero en la reunión le dijeron que esperaran para eso. En cambio, avanzarán con el servicio doméstico, actividades culturales al aire libre y el plan para alumnos que perdieron contacto con la escuela. Kicillof, en tanto, no anunciará nuevas aperturas pero se establecerá un cronograma de habilitaciones para las próximas semanas que incorporará en primer término la construcción privada, bares y restaurantes al aire libre y gimnasios al aire libre. 

Fuente Página 12