CULTURA

Por Víctor Ocalo Garcia

Crónicas de la cuarentena: "Derivas del encierro"

Compartimos en esta sección textos que nos hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos sólos. Colabora hoy el escritor Víctor Ocalo García.

"La loca meg", cuadro de Pieter Brueghel
"La loca meg", cuadro de Pieter Brueghel

 

Especial para Jujuy Dice por Víctor Ocalo García

Creo que desde siempre me produce un singular placer mirar las pinturas de Pieter Brueghel y perderme en sus detalles. Me parece estar mirando en la feria del sábado de mi pueblo. Me refiero a Brueghel El Viejo.

Como estos son tiempos de llave y claustro y no puedo pintar los descascarados sillones porque no puedo comprar pintura y tampoco puedo construir los estantes que mis libros demandan con reproche porque no puedo comprar madera, aprovecho que son tiempos de google. Y googleo.

Googlear es una onomatopéyica palabra que me produce gárgaras involuntariamente, me hace burbujas en el estómago, globitos en la boca, lágrimas con aire. Pero no quiero detenerme en la sonoridad del inglés, y vuelvo al holandés.

En la admirable colección del Museo del Prado, que la web nos pone al alcance podemos ver El triunfo de la muerte, escenas crueles y espantosas que nos conducen involuntariamente al patético contexto actual. Sé que debo mirar esta pintura escuchando a Paco Ibáñez, porque Aquí no se salva ni Dios, lo asesinaron. Sin duda una de las pinturas más expresivas del pandemoniun que la peste organizaba en la Europa de hace quinientos años. Allí está el rey muerto (tirado como cajón de uvas diría mi amigo El Vieja)  abandonando sus riquezas apoderadas por la muerte, que no perdona tampoco a pobres ni a niños y que le muestra un reloj de arena indicándole que ha llegado su hora; también se estira un flaco caballo en el que se debe haber inspirado Picasso cuando pintó el suyo en Guernica, el ejército de muertos rumbo a su enterratorio o cremación como en la Italia de hoy. Todos son llamados por la muerte.

Sin embargo, si quiero representarme este momento, antes que en esta apocalíptica pintura, sinceramente me identifico con otra más bien extraña en la producción de Brueghel denominada Dos monos encadenados, que mereció un poema de la exquisita Wislawa Szimborska.

En ella, el holandés pinta dos monos sentados en una especie de tronera encadenados a la misma reconcentrado uno con la cabeza baja observando el paisaje, y mirándonos el otro sin vernos. Lo veo una y otra vez convencido de que somos mi mujer y yo. Ambos encadenados en esta cuarentena mientras a lo lejos el abierto horizonte se insinúa borroso y lejano de posibilidades.

Así estamos.

Quiero pensar que cuando todo esto pase, será Brueghel el Joven, el que me anime con sus pinturas, y podamos tener una Fiesta en el pueblo y festejar otros enlaces que merezcan el encadenamiento voluntario, no como el de los monos, ese no.

Seguramente.

Nos lo merecemos.

Ahora, en este encierro no me queda más que mirar El molino y la cruz

 

Este texto no es un texto,es un pretexto.

A este texto lo constituyen sus paratextos

Lo importante no es su lectura sino sus “links”, así como lo importante de la pintura Dos monos encadenados no son los monos sino sus cadenas. Este texto no es un texto es un viaje por la web. Una webada.