CULTURA

Por Gustavo Loureiro

Crónicas de la cuarentena: "Esperar"

Compartimos textos que hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos solos. Colabora hoy Gustavo Loureiro.

Crónicas de la cuarentena: "Esperar"

 

 Esperar

Siempre andamos esperando. Esperar es parte del logro. Esperamos nueve meses para nacer, esperamos hablar, esperamos para empezar la escuela, para terminarla, para recibirnos y para trabajar. Esperamos el día y la hora de un encuentro, esperamos la fecha de un viaje. Para cada cosa que deseamos hay un tiempo de espera. Por eso las sorpresas son pocas y excepcionales, porque eliminan esa parte misma de la cosa: la espera.

La espera nos prepara, no es pasiva, requiere de un trabajo, de un esfuerzo que nos deja en la puerta misma de lo deseado. Muchas veces, la recompensa está en relación a la espera, otras no. Pero la espera tiene sentido si alcanzamos el objeto de la espera. No hay búsqueda plena que no esté coronada por el hallazgo. La espera en sí carece de sentido. Esperaremos lo que haya que esperar, pero siempre y cuando tengamos una mínima certeza del logro, en caso contrario la espera acabaría en desesperación.

Es probable que pasemos más tiempo de nuestra vida en espera que disfrutando lo obtenido y muchas veces lo logrado es un paso en la búsqueda de nuevos deseos.

La cuarentena nos pone en modo espera, como deteniendo el tiempo. Nos demora en un “aguantar” difícil, en un no tiempo. Ni siquiera sabemos si el mundo que resulte de esta espera valdrá la pena tanto aguante. De algún modo la cuarentena nos ha suspendido el tiempo.

Si ser feliz es nuestra mayor espera, habrá que poner nombres, fechas, gestos, señales claras del buen vivir en nuestro cuerpo y con los demás. Y habrá que buscar atajos, caminos alternativos, nuevas maneras de encontrarnos con nosotros y con los otros.

Gustavo Loureiro