CULTURA

Por Aylén Loureiro

Crónicas de la Cuarentena: "Pequeño ejercicio de libertad"

Compartimos textos que nos hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos sólos. Colabora hoy desde México Aylén Loureiro, Psicóloga comunitaria.

Batz
Batz

 

Estoy encerrada en una casa enorme que me prestaron. La doble cualidad de extranjera y varada hace surgir algunos brotes de suerte en medio del caos mundial.

La pandemia irrumpe y en su explosión parece llevarse todo. Estoy en México y Argentina simultáneamente, consumiendo por dos cadenas nacionales y cifras de infectadas e infectados. No sé bien todavía a qué presidente hacerle caso. El encierro es la medida en común.  

Todo lo que alguna vez deseaba se volvió insoportable. La casa es luminosa, los ambientes amplios, la conexión a internet estable, la biblioteca abundante, el patio verde y con un aljibe envuelto en plantas.

La contraparte de esta reclusión paradisíaca es cuidar a Batz, un perro petiso que no sabe ladrar.  Recuerdo un par de cuadras cotidianas en subida que días atrás eran tortuosas. El encierro va sembrando interrogantes sobre las certezas que alguna vez armé de mi misma. 

La pantalla sustituye la ventana. El tiempo y los espacios empiezan a ser indefinidos, puedo dormir a cualquier hora y en cualquier lugar. El home office es eterno y literal.

Un youtuber amateur me da consejos para cuidar mi salud mental. Le creo todo. Entonces me organizo una rutina irrealizable donde incluyo pequeños ejercicios de libertad. Subir al techo, encontrar un cerro.

Ya van siete días y empiezo a sospechar que afuera todas y todos están haciendo lo de siempre, las compras, la escuela, las plazas, los bares, la vida.

¿Cómo voy a recuperar el tiempo que se me fue esperando?

Aylén Loureiro