CULTURA

Por Juanjo Aramayo

Crónicas de la cuarentena: "Una metamorfosis"

Compartimos en esta sección textos que nos hablan de la experiencia que estamos atravesando. Porque aunque estemos aislados, no estamos sólos. Colabora hoy Juanjo Aramayo, dramaturgo y profesor de teatro.

Crónicas de la cuarentena: "Una metamorfosis"

 

Una metamorfosis

Si, el mundo como lo conocimos,
por ese andar apurado, tras de algo que no se sabe bien.

Impresión, postulado y medida de nuestros actos y de aquellos a los que nos obligan a estar, a hacerlo como está marcado.

Capaz algunos le llamaron, éxito, fortuna, premio, capacidad, competencia, bienestar, revolución, prioridad, principio, valores, más dinero…

Creo que este tiempo el que nos sienta frente a nosotros mismos es ineludible.

Qué es lo que estamos haciendo con nuestras vidas, en este sistema al que nos obligaron, educaron y confinaron,nos  hicieron desearlo, nos encantó y nos atrapó?

Cuánto necesitamos para vivir, para vivir sin más?

Si al fin y al cabo, si no podemos salir, nos damos cuenta, que ese pedazo de tierra que llamamos hogar es pequeño y es algo, pero ese espacio, tiene hoy un valor inconmensurable.

Es el espacio que dominás y que es tu resguardo de la vida.

Y ahí estamos, con los otros, con los más cercanos, o no, o solos…
Ese espacio al que también le pusieron, un precio, un status, un dueño, alguien que lo tiene.

Es de una persona? De un grupo? O es de la humanidad?

Ese valor es fundamental para la vida. Lo necesitamos, porque lo necesitamos para vivir.

Esa unidad de medida en el tiempo que estamos, el espacio-tiempo, es ahora el lugar donde estás y no puede ser más privado o de algunos, tiene que ser tuyo, para vos y para tu familia.

Y los otros espacios, necesariamente se tienen que ordenar a un valor, el valor de la vida.

La tierra hoy respira, se limpia… Tiene y nos da un tiempo más!

Entonces hagamos acuerdos, acuerdos de vida, con los otros

Donde prime, primero el equilibrio con la naturaleza, la vida, el sustento para estar vivos y no la ganancia.

Al fin y al cabo, nadie les va a poder comprar, si todos estamos muertos.

Entonces ese valor necesita re-crearse, primero el sustento para la vida, lo necesario y nunca más la ganancia.

(Va a seguir... me detuve a ver como mi gata intenta cazar a un pájaro, mientras mi viejo de 79 años construye la huerta).

Juanjo Aramayo