NACIONALES

Durante su visita a Francia

Alberto Fernández impulsará una ley que permita la atención de abortos en cualquier centro público

El mandatario consideró que el debate es “hipócrita” tal como ocurrió con el divorcio. Además, señaló que no vive en paz, sabiendo que hay mujeres de bajos recursos que asisten a "un curandero que con una aguja la termina lastimando o matando"

Foto: Clarín a modo ilustrativo
Foto: Clarín a modo ilustrativo

En el cierre de su gira por Europa, Alberto Fernández concretó una charla frente a estudiantes del Instituto de Estudios Políticos de París (Scienses PO París), oportunidad en la que expresó su postura sobre el aborto, y señaló “voy a mandar una ley que termine con la penalización del aborto y permita la atención de cualquier aborto en cualquier centro público”.

“En la Argentina el aborto es un delito. Es un extraño delito donde casi nunca se condena a ninguna mujer por aborto pero todos sabemos que existe. ¿Cuál es el problema de que exista? Que todo aborto se vuelve clandestino y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer aumenta. El problema es más agudo de acuerdo a la clase social de quién practica el aborto. Si es de clase alta, lo hará en un centro de salud adecuado, en condiciones adecuadas y el certificado médico dirá que tuvo un aborto espontáneo y su salud estará garantizada” destacó el mandatario.

Además, sostuvo que la discusión sobre el aborto “es hipócrita” tal como lo fue en su momento el debate con el divorcio. Sobre este punto, indicó su propia experiencia con el segundo casamiento de su madre. “Salió la ley, mi mamá y Carlos se casaron y los tres hijos fuimos testigos. ¿Para qué discutimos durante 20 años esto? Yo siento que con el aborto pasa algo parecido. Hay quien siente que legalizar el aborto lo vuelve obligatorio. No es obligatorio para nadie. Es un tema que debemos resolver desde el mundo de la salud pública. No podemos poner en riesgo la salud de la mujer que decide abortar”.

Además, el presidente aclaró “no vivo en paz con mi consciencia sabiendo que una mujer tiene que realizarse un aborto, no tiene la posibilidad económica y termina en manos de un curandero que con una aguja la termina lastimando o matando”.

Fuente: Infobae