NACIONALES

Se deberá respetar hasta el 31 de marzo

Cuarentena obligatoria: qué se puede hacer y que está prohibido

Las medidas de aislamiento social preventivo incluyen una serie de excepciones que permite la salida de los hogares, entre ellas, dirigirse a supermercados, farmacias y otros comercios, peros sólo de proximidad

Foto: Clarín.
Foto: Clarín.

Luego de la reunión que mantuvo el presidente Alberto Fernández con parte de su equipo y algunos gobernadores, se dispuso en todo el territorio argentino un aislamiento social preventivo con el fin de evitar la propagación del coronavirus, aislamiento que durará hasta el 31 de marzo, aunque hay algunas excepciones.

Durante la cuarentena, que se inició este viernes desde las 0 horas, y tendrá vigencia hasta las 24 del 31 de marzo, aunque puede modificarse, según el panorama, se dispuso que las personas deberán permanecer en su residencia habitual.

Además, se prohíbe la libre circulación (controles en rutas y espacios púbicos).

Solo se permitirá el desplazamiento mínimo e indispensable (supermercado, farmacia, ferretería, veterinaria, comercio de proximidad)

Pese a ello, hay algunas excepciones.

  • Personas exceptuadas del aislamiento: Salud, Seguridad, Defensa, Migraciones, Bomberos, autoridades superiores del estado, justicia (mínimo), diplomático.

 

  • Personas que asistan a otras personas, comedores escolares, comunitarios y merenderos.

 

  • Servicios de comunicación audiovisual

 

  • Industrias, alimentación, limpieza, medicamentos, producción agropecuaria, lavanderia, petróleo, obra pública

 

  • Transporte público urbano (larga distancia y cabotaje, no)

 

  • Recolección de residuos, servicios públicos básicos

 

  • Transporte de carga

 

  • Estaciones de servicios

 

  • Servicios postales

 

  • Cajero automático

 

Atento a que la propagación del COVID-19 se produce de manera veloz, y que un brote de la enfermedad haría colapsar el sistema de salud, es que el gobierno nacional optó por decretar el aislamiento social.

En una carta a la ciudadanía, Alberto Fernández explica las razones de esta decisión. Según expresa la misiva “el mundo atraviesa una amenaza. Y la Argentina también está en riesgo. La pandemia del Coronavirus se expande a gran velocidad en muchos países. Es el problema de salud más grave que hemos tenido en toda nuestra vida democrática”.

“Acabo de decretar el aislamiento social, preventivo y obligatorio para toda la población”.

“Una decisión excepcional en un momento excepcional”.

“Nadie tiene que entrar en pánico. Necesitamos serenidad. Pero todos deben asumir la responsabilidad de cumplir con la obligación de aislarse. Todos podrán proveerse en los comercios de cercanía de la alimentación, de los medicamentos y de los artículos de higiene y limpieza. Quienes concurran a esos establecimientos deben recordar guardar las distancias mínimas”.

“Es una lucha contra un enemigo invisible, para salvar vidas”.

“Si la sociedad fuera indiferente ante esta amenaza, según los científicos la mayoría de los argentinos se contagiaría de coronavirus”.

“Ante esta crisis no hay lugar para actitudes individualistas, necesitamos mantener el distanciamiento social evitando salir de nuestras casas. Ninguna medida logrará el impacto que deseamos si no se comprende la necesidad de cumplir las recomendaciones y esta nueva normativa. Ante esta amenaza somos co-responsables. Nuestro destino depende de cada uno. Y de todos”.

“En Argentina todavía estamos a tiempo de evitar que esta pandemia sea incontrolable. Para eso necesitamos el compromiso de todos. El mensaje es claro: menos traslados, menos contagios. Menos contacto, menos contagio. Cuidémonos entre todos y todas. Vamos a ser extremadamente responsables”.

“El aislamiento implicará un cambio enorme en nuestra vida cotidiana. Desafiará

nuestra capacidad de convivencia y permanencia en el hogar. Tenemos un desafío de comunicación y encuentro”.

“Sabemos, como dije, que en las próximas semanas los casos aumentarán. Pero también sabemos que nuestro objetivo es que el contagio no se dispare de modo exponencial. Nuestro objetivo es que el daño sea el menor posible. Salvar la mayor cantidad de vidas. Y movilizaremos toda nuestra energía y nuestras capacidades para lograrlo”.

“Las vidas y la salud exigen también atender la economía. Por eso, hemos tomado medidas para apoyar a las empresas más afectadas, para proteger a los trabajadores y a las personas más vulnerables”.

“Vamos a seguir produciendo. Nadie debe entrar en pánico. Las medidas para reducir el contagio son compatibles con el mantener nuestro abastecimiento y nuestra economía”.

Ya al final de la carta -con una extensión de 5 hojas- Fernández subraya: “Somos una comunidad. El coronavirus nos ataca a todos, sin distinciones. Responderemos sin distinciones. Una Argentina unida para enfrentar este desafío”.

“Responsabilidad, solidaridad y comunidad son las consignas. Esta es la palabra del Presidente de todos los argentinos. Me eligieron para ser el primer responsable, en los momentos buenos y malos, de todos los argentinos”.

“Nos aislamos por un tiempo para salvar a cada uno, para salvar a nuestros hijos, a nuestros abuelos. Para salvar a otros”.

“Enfrentemos esto como una sociedad responsable. Sabemos que nos va a golpear. Trabajemos para amortiguar y reducir los daños. Si lo logramos, podremos mirarnos a los ojos, estar orgullosos de nosotros como sociedad y entonces sí, darnos ese abrazo”.

“Somos la Argentina. Y superaremos este enorme desafío que nos impone la Historia”.

Fuente: Página 12