OPINIÓN

El uso del Big Data

Arañas, en la maraña digital

Bussines intellingence exigen a los usuarios revalidar los datos personales de manera obligatoria a través de un video selfie, más datos personales que acumulan en algún nicho virtual de sus telarañas

Arañas, en la maraña digital

Por Yarará

Casi todos los que andamos inmersos (por gusto o trabajo) en la maraña digital; hemos interactuado en algún momento con el gran monstruo de Mercado Libre para unas zapatillas o unas cubiertas o un libro difícil. Por ende, metimos obligadamente nuestros datos personales y bancarios en esa telaraña (siendo probable que lo sigamos haciendo). Por ende, estos señores dueños de la telaraña son dueños también de la información de gran parte de nuestras vidas.

Resulta que estos, cada vez más, acaudalados señores ahora exigen a los usuarios revalidar los datos personales de manera obligatoria y con plazo mediante; a través de un video selfie. Es decir, piden que les mandemos nuestros datos faciales y biométricos para que uno pueda seguir siendo usuario y ellos tener más datos nuestros acumulados en algún nicho virtual de sus telarañas.

Resulta que el dueño y creador de Mercado Libre, la araña madre, es un tal Marcos Galperín. Un joven empresario que desde hace 20 años viene a crecimiento sostenido con esta empresa que empezó con el comercio electrónico y amplió sus tentáculos a las finanzas y la logística y que en este contexto de pandemia amplió sus ganancias de manera intensiva.

Hoy Mercado Libre vale 22 veces más que YPF y según Wall Street está valuada en 44 mil millones dólares.

Galperín; macrista declarado, aportante al PRO y beneficiario de créditos similares al de Vicentín y del tráfico de sus influencias; es padrino, socio, dueño o asesor espiritual… vaya uno a saber; de Nubimetrics. Una empresa dedicada al big data y al bussines intellingence: “nuestras soluciones están orientadas hacia la comprensión del mercado, el proceso de venta y el desarrollo de negocios”, dice su bonita página web.

 

Nubimetrics, es otra arañita socia de los creadores (uSound, empresa jujeña) del sistema de monitoreo móvil (SIMMOV) que tanto insiste en ser usado por el gobierno provincial. Con la excusa de ser una herramienta para la prevención sanitaria, Gerardo Morales pretendía armar una red de los movimientos de los ciudadanos jujeños para armar su “árbol” de posibles contactos, de acuerdo a las zonas donde se movió un posible portador de COVID 19. Con el escaneo compulsivo por parte de la policía del DNI de los transeúntes, el gobierno –a través de la telaraña del big data- obtendría una importante cantidad de datos de las personas.

 

(¡Sí! El gobierno de Jujuy anda jugando con el big data y no le puede asegurar conectividad a docentes y estudiantes).

Aunque no hayas visto esas pochocleras películas de conspiración e intriga digital, no es difícil reconocer el riesgo que significan esos datos en manos de las corporaciones. Esos venenosos arácnidos a quiénes no le conocemos bien las caras y encima nos entregamos mansitos como moscas distraídas. La cosa se ve mucho más grave aún, cuando el estado (cual novela 1984, de George Orwell) es el encargado de administrar, controlar (y ¿negociar?), los datos de sus propios ciudadanos.

 

La movida de Morales fue cuestionada y detenida por una jueza, al menos hasta que lo determine el Superior Tribunal de Justicia, el primer órgano usurpado por Morales en 2015. En su acostumbrado show televisivo, el gobernador se encargó de atacar –con el apoyo posterior de trolls y medios afines- a la magistrada acusándola de entorpecer el (des) manejo sanitario de la pandemia. Esa cuestión que ya se cobró cinco vidas y tiene saturado el sistema sanitario con 180 contagios positivos.

Esa cuestión que justamente empezó cuando el gobernador y el renunciado jefe de policía “perdieron de vista” a dos de sus oficiales más cercanos, quiénes desataron una escalada masiva de contagios por toda la provincia.

Las malas lenguas aseguran que el SIMMOV nunca habría dejado de usarse. Entonces, si el gobierno se muestra tan presto y presuroso a trabajar con el poder corporativo de las arañas del big data; ¿por qué no expone públicamente el caminito que hicieron sus policías para conocer el origen del contagio? ¡y deja de joder ya con la cholita pues!