OPINIÓN

Análisis de la diputada Cejas

"Crónicas de Jujuy: la batalla perdida", por Alejandra Cejas

Según la legisladora, el COE mal asesora por su falta de experiencia y el gobierno de Morales cometió errores que desencadenó una ola de contagios de covid en la provincia.

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa

Por Alejandra Cejas- Diputada Frente de Todos PJ- Jujuy

 

Hoy me desperté con la noticia que anoche un bebé de 3 meses de edad en el Hospital Materno Infantil habría fallecido por COVID 19, la madre que también estaría contagiada, anduvo deambulado por todo el nosocomio, buscando saber el estado de su hija. Vinieron derivadas desde Perico derivadas tardíamente. ¿Cómo explican los asesores de Gerardo Morales esta situación?, ya que la baja edad de los decesos en Jujuy no es normal, las fallas del sistema son evidentes.

Mañana, el Presidente Alberto Fernández, a través del Ministro de Salud de la Nación Ginés González García, envía a Jujuy 2 epidemiólogos, 3 terapistas, 1 anestesista y otros profesionales, además de cuantiosos insumos médicos. Desde Nación quizás se entiende que Jujuy está perdiendo la guerra contra el COVID 19, porque el “Mariscal Morales” tiró la toalla, siendo benevolentes, quizás por la brutal ignorancia de quienes deberían asesorarlo en estos tiempos.

Si me preguntan, agregaría en el envío, la opinión técnica de la SATI – Sociedad Argentina de Terapistas Intensivos – quizás debería trasmitir a la opinión pública, la mirada que tienen sobre lo actuado en Jujuy, que no es positiva, pero que sirve para reflexionar sobre la experiencia de algunos médicos, sobre la insuficiencia de personal y sobre lo innecesario de los respiradores si no se los sabe usar o no se tiene formación para hacerlo. Un punto crítico en cualquier lugar del mundo.

La pandemia se descontroló en Jujuy. El gobernador que es contador y NO médico, debe asumir que está mal asesorado desde que se conformó el COE. Los equipos técnicos sanitarios que presuntamente lo asesoran, no están formados para estas crisis sanitarias, algunos buenos “personajes televisivos”, otros hábiles médicos de “escuadrón”, ninguno preparado para una crisis de la envergadura que se planteó, menos para conducir a los equipos de salud provincial.

Jujuy se encuentra en una “guerra” donde los líderes de cada hospital, de cada área no aparecen, si aparecen no ayudan y si quieren ayudar generan más problemas. Si el Teniente Oaki sería médico, Jujuy estaría tranquila, pero no lo es, su ayuda logística es la única valiosa que se observa, con un ejército a disposición del Pueblo de Jujuy. Actualmente urge un líder médico que pueda llevar la conducción de los equipos técnicos, los hay en Jujuy, pero debo decirlo ninguno se prestaría a un juego televisivo o a designios mercantilistas. Hablo con varios, en Jujuy tenemos a una comunidad médica seria, honesta, comprometida con nuestro pueblo. No fueron convocados, no son escuchados y esto es otro error imperdonable.

Desde el área epidemiológica de Jujuy, no cargan los datos de Jujuy en el SISA – Sistema Integrado Sanitario Argentino – porque la funcionaria responsable no tiene quien lo pueda hacer. Una incongruencia fatal por parte de los cultores de la Big Data, no existe quien aporte datos elementales para una herramienta tan fundamental. Encima, insisten en el “árbol de contagios”, cuando se necesita gráficos de evolución, de qué sirve saber el árbol de contagios en una epidemia tan extendida en Jujuy, de nada. Cuando lo tuvieron al “árbol de contagios”, porque lo tuvieron con el Caso 0, fue porque justamente la policía tiene incorporada la versión Beta del SIMMOV en sus celulares: ¿Qué hicieron? La respuesta obvia y dolorosa, nada. Reconocieron que la inutilidad tiene cara de funcionarios de Jujuy.

Actuando de esta manera no frenaron la epidemia, insistieron con la recolección de datos, adjudicaron culpas a opositores, cholitas, camioneros y policías. Debo aclarar que los datos del Caso 0 acerca de los lugares en los que estuvo y en las casas y contactos es información que deberán rendir cuentas en la justicia. Del primero al último, nadie se salva de la comitiva oficial.

Cuántos contagios hay en Jujuy. Nadie sabe, cada día asistimos a informarnos con placas mal redactadas, inentendibles, con datos que no corresponden al vocabulario de la lengua castellana, si es por picardía, ignorancia, desconocimiento o mala fe, no es posible dilucidar. Si es posible analizar que las cosas no están bien. Para evitar hablar de los contagios, no se van a testear, que los asintomáticos sigan contagiando. Si hay posibles casos, sin cierto grado de malestar, que se vayan a casa y hablen con un médico de guardia si empeora su situación. Su suerte está echada.

No es posible evaluar la situación de pacientes que deben dializarse, que son enfermos crónicos, que son trasplantados, los diabéticos, oncológicos, los que dependen de la salud pública en lo cotidiano, sus caras lo dicen todo: TERROR. También las caras de quienes deben permanecer en los “hospitales de campaña”, frío, hambre, sin condiciones higiénicas, sin ayuda. ¿Por qué esta tortura a quienes sólo tuvieron la mala suerte de contagiarse? El Dr. Juan Giusti ya había advertido la precariedad de esa estrategia, además de costosa, inútil. Ni hablar de la falta de pago al personal de salud contratado para esta crisis, la falta de respuesta a la línea 0-800 COVID y si hay respuesta nunca ayuda a resolver los problemas de la ciudadanía. El bono de salud es un misterio, casi como la ubicación del santo grial.

Los equipos médicos, de enfermería, de auxiliares, de administrativos, van a trabajar con el miedo de pensar si al regreso de su hogar vuelven contagiados.  De la galera se improvisó una especie de COE en los hospitales, para “coparticipar” la responsabilidad, lo mejor sería proveer detergente, lavandina, máscaras, cofia, barbijos. La semana pasada, en llanto una compañera que limpia un hospital importante de Jujuy, me contaba que limpió con agua el piso del hospital, que no había lavandina, que no había detergente. Claro, sabe que esa es la forma de dispersar cualquier virus intrahospitalario, no tiene un título profesional, lo sabe porque el sentido común la guía. Se me erizó la piel.

Ayer un médico auditor del Instituto de Seguros de Jujuy, de cuyo nombre mejor no acordarse y que a pesar de la restricción que tienen para trabajar en otro lugar, dio positivo al COVID 19. Se contagió porque trabaja en la Clínica del Norte – Propiedad del Director de Hospitales y hoy Director del Hospital Pablo Soria – y a sabiendas de los contagios masivos y que era positivo, fue a trabajar al Instituto de Seguros de Jujuy, exponiendo a sus compañeros y a los enfermos y usuarios de la obra social de Jujuy. No se sabe si ya se tomaron medidas o lo van a cubrir como vienen haciendo con todos los otros casos.

Hasta ahora las medidas contravencionales, multas, amenazas e imputaciones son para los vecinos de Jujuy, nunca al entorno, que es justamente el que disemina el virus a una población que, a pesar del barbijo y el distanciamiento social, a pesar de la falta de recursos y de contención, sigue mirando atónita las excusas televisas de quien debería conducir el barco a la deriva que es hoy Jujuy.