OPINIÓN

Editorial

La comunicación de la pandemia en Jujuy: el virus de las fake news y la xenofobia

Aparentemente la opinión pública de forma unánime apoya la gestión del gobierno provincial. Un fenómeno espontaneo o el producto de la pauta publicitaria gubernamental y un aparato comunicacional en marcha.

La comunicación de la pandemia en Jujuy: el virus de las fake news y la xenofobia

 

“Lo peor de la peste no es que mata

a los cuerpos sino que desnuda las almas

y ese espectáculo suele ser horroroso”

 

“ (...) algo que se aprende en medio de las plagas:

que hay en los hombres más cosas dignas

de admiración que de desprecio’

Albert Camus

 

 

Las fake news o de cómo se reproduce el sentido común

Ambas frases son atribuídas a Albert Camus, se podría decir que la primera describe muy bien el estado de emergencia que atravesamos y las actitudes distintas con que cada persona está enfrentando esta pandemia, y la segunda presenta una mirada esperanzada de la naturaleza humana.

Incluso a los fines de la argumentación que queremos desarrollar, la primera hace mucho más sentido y es funcional para describir los hechos que presentaremos. Hay un solo problema: la frase “Lo peor de la peste no es que mata a los cuerpos  sino que desnuda las almas y ese espectáculo suele ser horroroso”, atribuida a Albert Camus, es falsa. El escritor argelino francés nunca la escribió ni la publicó, se trata de una fake news, una noticia o hecho falso. Mientras que la segunda cita, con una perspectiva opuesta, si fue escrita por él en “La Peste”.

En búsquedas de internet previas a marzo de 2020 no se encuentra la primer cita, recién al desatarse la pandemia mundial, empezó a circular, mucho más que la segunda. Cabe la pregunta: ¿Por qué? Porque la primera hace sentido, viene a formular algo que ya intuimos o sospechamos acerca de cómo es el mundo, o como son los hombres o determinado grupo de ellos, al leerla encontramos que se ajusta como un guante a la mano. Conjuga y conjura algo que teníamos “en la punta de la lengua” pero no sabíamos cómo poner en palabras.

Esa frase sirve al mismo tiempo como descarga y justificación de un modo de ver el mundo, que ya poseíamos. Pero atención: no describe algo nuevo acerca del mundo; no nos aporta una nueva información que amplíe nuestra visión de cómo es la realidad o los hombres, complace algo que ya secretamente suponemos y creemos que sabemos.

Eso es una información falsa. Y por eso circula como reguero de pólvora, ya que no cualquier información falsa circula y es consumida, sino sólo la que viene a satisfacer alguna inclinación que está en el sentido común de la sociedad o un sector de ella. Es como un chisme del que nos regocija enterarnos y nos urge difundir porque deslegitima a un adversario o a alguien que nos cae mal y al mismo tiempo refuerza nuestro ego.

Y ese sentido común se apoya en toda una cultura forjada a través de cientos de años y que refleja las relaciones de poder que constituyeron a nuestra cultura del noroeste argentino, donde conviven la solidaridad y el espíritu comunitario junto a la discriminación y la xenofobia. Como rasgos dispuestos a expresarse dependiendo cuáles y cómo sean estimulados.

Alrededor de la bandera

En ciencias políticas el síndrome o efecto “Rally round the flag” -Reunirse alrededor de la bandera- describe el fenómeno por el cual, en situaciones de crisis profundas, como la pandemia, conflictos internacionales o cuando existe un enemigo a quien “culpar”, el pueblo cierra filas en torno a su líder y se une para salir adelante, este efecto puede durar poco o mucho según el contexto y la evolución de esa crisis.

A nivel mundial precisamente quien más ha aumentado su valoración, a partir de la crisis del coronavirus, según las encuestas analizadas por el Consultor Antoni Gutierrez Rubí ha sido Alberto Fernández, con +26%, según las encuestas analizadas.

Un fenómeno parecido se estaría dando en Jujuy, de acuerdo a una encuesta de la consultora Aresco conocida esta semana, según la cual la gestión de Gerardo Morales tendría una aprobación del 80,6 % de la población.

Aunque “casualmente” ese sondeo de opinión se difundió justo después de conocerse otro de la Consultora CB que le otorga un 43,8% de aprobación y un 56% de imagen negativa.

Más allá de las certezas sobre la popularidad y aprobación del gobierno provincial, el efecto “Reunirse alrededor de la bandera”, es claramente observable en la comunicación jujeña. Y aunque los teóricos difieren sobre cuáles son los motivos de ese variación en la opinión pública,  se puede constatar que la mayor parte de los medios de comunicación jujeños, en especial los más grandes se han alineado casi totalmente con el gobierno, como una de los factores que explican la variante local del fenómeno.

 

¿Opinión publica o privada?

En Jujuy esos movimientos de la opinión pública no son tan misteriosos como los que estudian teóricos de la comunicación y la ciencia política. Ya que los grandes medios distan mucho de ser independientes por que dependen de la pauta publicitaria del estado y un entramado de negocios y conveniencias políticas condiciona su opinión y agenda sobre temas gubernamentales.

Pero además del condicionamiento “usual” sobre sus contenidos, se sabe que en el mes de abril, Gerardo Morales convocó y se reunió personalmente con directivos de medios donde el estado provincial pauta espacios publicitarios. A los representantes de dos diarios (los más tradicionales) y de al menos dos canales de televisión Gerardo les pidió moderación en sus publicaciones sobre los posibles efectos de la pandemia en Jujuy y les advirtió que las publicaciones en sus redes sociales también son controladas cuando hablan del gobierno provincial.

Si bien, la adhesión de grandes medios a cualquier oficialismo jujeño es tradicional, a partir de la citada dependencia económica, a partir de la aparición de la pandemia, la adscripción de alguno de ellos a la voz del gobierno se ha vuelto grosera. Y de medios de comunicación se han vuelto portavoces

Todo Jujuy sabe que desde el comienzo del gobierno de Morales un grupo de medios con canal de cable, radios y diario digital es prácticamente la voz oficial de la gestión de gobierno y los más favorecidos publicitariamente.

Esto a partir de la conflictiva ruptura con otro grupo de medios que antes sostenía al gobierno radical pero el impago de una millonaria deuda por parte del estado los llevó a tener que hacer periodismo. Y son los que en Jujuy, al momento, entre los grandes medios sostienen un grado de postura crítica.

Mención aparte merece el grupo mediático más tradicional de la radio y tv jujeñas, que se ha transformado lisa y llanamente en un agente de propaganda del gobierno. El que además de radios y diarios digitales posee un canal de aire en exclusividad, legitimado por el Decreto Ley 22285 de la dictadura militar que la Ley de Medios de 2009 vino a modificar y cuyo propietario fue el único senador dizque peronista que la votó en contra. Y aunque somos Jujuy todos los ciudadanos, al parecer algunos son más que otros por las prebendas que reciben. Lo cierto es que las emisiones de los informes del COE, no son gratuitas y ese canal de aire recibe un buen monto del gobierno por transmitirlas y difundirlas a terceros medios.

Hablando de “peronistas”, párrafo aparte merece el medio gráfico más importante de la provincia. Los negocios de su propietario a través de las empresas que brindan servicios públicos y otras, condicionan no sólo la opinión de su diario que alineado al gobierno provincial se posiciona incluso en oposición al gobierno nacional que en su rol político de presidente del PJ dice apoyar. Sus negocios condicionan no sólo la opinión de un diario, sino la vida misma de ese partido, y una editorial aparte merece el conflicto por la presidencia del bloque de diputados peronista originado básicamente en la interesada sociedad de ese empresario con el gobierno provincial traducida en apoyo político en momentos de urgencia del ejecutivo.

No hay mucho misterio en Jujuy, ni hace falta caer en devaneos teóricos para comprender como se ha alineado la opinión de los medios con el gobierno. De hecho la difusión de todas las actividades y medidas de prevención del COE, en tv, radio y prensa gráfica representa una millonaria inversión por parte del estado provincial y una subvención a los medios de comunicación que ha logrado alinear casi totalmente su línea editorial.

En términos simples: la televisación del talk show de Gerardo Morales sale del propio bolsillo de todos los jujeños.

Hay que concederle al gobernador que genera rating, eso si. Es más : la aprobación por parte de la población de las medidas tomadas para evitar contagios y tratar posibles casos por parte del gobierno es genuina , lo que justifica aún menos  la necesidad de movilizar todo ese aparato comunicacional ni realizar esa inversión millonaria, con fondos que la provincia necesita con desesperación por el tremendo déficit que arrastra la gestión Morales.

Un dinero que bien podría haberse invertido para equipamientos de bio seguridad  como demandaron ayer médicos y profesionales de la salud que ayer protestaron por las calles jujeñas, o para aumentar los muy magros sueldos que cobran docentes y empleados estatales que no tuvieron paritarias este año.

 

Los sótanos del periodismo

Hay una tendencia a hacer demagogia de derecha por parte del gobierno provincial, o lo que comúnmente se denomina populismo de derecha. 

Implementa ciertas medidas que buscan congraciarse con la población –como repartir hojas de coca- sin solucionar sus necesidades reales o considerar las que ésta demanda. Y por otro lado realiza una constante prédica contra alguna amenaza o enemigo del cuál habría que protegerse como forma de polarizar y cohesionar a un sector de la población.

Ese movimiento lo viene realizando Morales con su constante prédica contra los ciudadanos bolivianos, ya sea por el uso del sistema de salud, o el cobro de planes sociales. Todos argumentos que carecen de cualquier sustento real: se ha demostrado que el porcentaje de extranjeros que usan el sistema de salud es ínfimo, no llega ni al uno por ciento.

Del mismo modo procedió a despotricar contra el supuesto cobro masivo de planes sociales por bolivianos. En este punto el mandatario es ignorante o se pretende como tal. La ANSES requiere para pagar cualquier asignación, que un ciudadano tenga residencia permanente de tres años en el país certificada en un DNI argentino , aunque figure como extranjero, al igual que sus hijos.

Como decíamos al comienzo, se trata de sobredimensionar hechos de un alcance mínimo o directamente de fake news , que basan su credibilidad en un sentido común arraigado preexistente. Esa parte de un imaginario jujeño que históricamente se ha estimulado para diferenciarse del boliviano, donde se arraigan la xenofobia , el racismo y la discriminación.

El racismo no es otra cosa que adjudicar a determinados rasgos físicos características negativas que serían atributos:  el coya ladino, el boliviano inculto o falto de higiene, o en este caso el pícaro que viene a “robarnos” algo a los argentinos.

Se busca explotar esa oscura pasión. Convertirnos en “haters”, odiadores, aquellos que reaccionan emocionalmente a un hecho sin importar los argumentos ni la verosimilitud.

Ese tipo de reacción airada –y no importa si es en contra, para oponerse a la xenofobia por ejemplo- genera audiencia , y muchos medios digitales proponen el escándalo como modo de generarla. Algunos han hecho toda una carrera con ese método sin importar criterio ético ni periodístico alguno.

Podemos preguntarnos : que pasa Jujuy, cuando un medio se dedica sólo a copiar y pegar noticias de otros, promoviéndolas eso si con gran despliegue, en las redes sociales.

Que pasa cuando un medio siguiendo, apoyando y amplificando una tendencia del gobierno provincial, se dedica sistemáticamente a sembrar la xenofobia y el racismo contra los ciudadanos bolivianos con noticias falsas o falsamente amplificadas.

Una escena los pinta de cuerpo y alma: el Gobernador Gerardo Morales en otra de sus políticas demagógicas racistas dispuso la prohibición para la entrada de extranjeros al país. La cobertura, imaginativa y nefasta por cierto, es la siguiente: trasmisión en vivo filmando el consulado boliviano y la supuesta encuesta: “Tienen que entrar los extranjeros a Jujuy?”, mientras la cronista leía los comentarios xenófobos y racistas de la audiencia.

Otra metodología, azuzar el resentimiento contra la hermana provincia de Salta, con coberturas del tipo “Salta uso de nuevo los paisajes jujeños, que pensas?”

Lo patético es que los muchachos también tienen un medio en Salta, de nombre casi idéntico al local, o sea se trata sólo de un juego de provocación y explotación aviesa del resentimiento para generar audiencia.

Desde este medio hemos defendido la libertad de prensa cuando desde el Ministerio Público de Acusación se intentó presionar y acallar a un programa periodístico. Con el mismo énfasis repudiamos el uso constante que uno de sus integrantes hace con sus medios de las noticias falsas y la apelación al racismo y discriminación a los extranjeros.

Vendría al dedillo la frase adjudicada a Camus referida a que la peste “desnuda las almas y ese espectáculo suele ser horroroso” pero es falsa.

Queremos creer en la segunda porque los lectores tienen la capacidad de escuchar lo que les dice un gobierno o un medio y aunque por un momento se dejen llevar por la emoción fácil del odio, pueden también reflexionar y cuestionar lo que se les dice elaborando su propia opinión y recordando que es muchísimo más lo que nos une que lo que nos separa con los bolivianos y los ciudadanos de toda Latinoamérica.

Porque esto si lo escribió Albert Camus: “algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio”.