OPINIÓN

Regresar a Jujuy, una odisea

Las herramientas de precaución y su doble filo (o cómo la xenofobia nos tapó el bosque)

Residentes de regreso a Jujuy horas antes del cierre de las fronteras provinciales sufrieron maltrato y discriminación por parte de choferes de un colectivo de larga distancia.

Las herramientas de precaución y su doble filo (o cómo la xenofobia nos tapó el bosque)

Por Julia Parra

El pasado martes quise volver desde Salta a Humahuaca. Había viajado por impostergables compromisos que debía atender, lo mío no era turismo. Tenía pasaje para las 22:00 horas. La vuelta a casa se vio acelerada por el discurso del gobernador de Jujuy en la tele horas antes. Entre las medidas a implementarse el día siguiente estaba cerrar la provincia a quien no fuera residente. Esa normativa debía regir a partir de las cero horas, adelantándose -incluso días- al DNU que anunciara el presidente a nivel nacional el pasado viernes. Es decir, Jujuy quedaba cerrada el martes a las cero horas. Yo tranquila, mi DNI dice que vivo en Humahuaca desde hace algunos años, así que allí fui con mi mochila.

Parece que muchos tuvimos la misma idea: llegar a la terminal antes del toque de queda para evitar cualquier problema. Pero la precaución no fue suficiente y el panorama en la terminal salteña, era apocalíptico: cinco jujeñes lloraban a mares abajo del micro. Me partió el alma una señora en particular, justo detrás de mí en la fila, queriendo llegar a su casa en Palpalá:

- Yo tengo esta dirección por trabajo, señor, ¡soy jujeña! -

El resto acompañaba ese mismo discurso. Incluso una chica exhibió su partida de nacimiento. Pero no sirvió de nada. Fue entonces cuando uno de los choferes, no el que cotejaba las direcciones haciendo las veces de oficial de migraciones, sino otro con función de repetidor o patovica venido a menos, se acerca a mí y me pide el documento aparte.

- Disculpe, ¿por qué debo dárselo a usted? ¿No está su compañero revisando? – respondí.

- Sí, es que no pareces jujeña. Y si tu documento tiene dirección de Buenos Aires te quedás abajo. -

- Bueno, entonces no se haga problema que cuando “su compañero” lo revise, encontrará mi dirección.-

- Ya sabés, si dice Buenos Aires… -

- Disculpe, ¿cuál es su nombre? – contesté, sintiendo que la indignación me embargaba.

El conductor entoces, dió vuelta la cara y se fue a sermonear a una doñita que lloraba.

Me cuesta poner en palabras el grado de violencia, prepotencia y soberbia que ejercían esos choferes, parecía que comenzaban a encontrarle el gustito a su autoridad pasajera.

Les pregunté si no les daba vergüenza ponerse así la camiseta en nombre de los policías que encontraríamos en el límite provincial, pero el más alto, casi empujándome para que suba me dice:

-¿Y que querés? ¿Que la multa me la hagan a mí?-

-Y¿por qué?- retruqué. -¿Sos el dueño de la empresa? Además esto rige en horas y no hay resoluciones ni nada, ¡sólo un discurso de pánico por televisión!-

-¿Querés viajar o no? Sino arranco y te quedas abajo con el resto- presionó.

Tragué el llanto de la ira mientras separaban a la gente de la fila y subí casi avergonzada por no poder hacer nada.

La misma escena se repitió en Güemes, con gente abajo del micro casi llegando a la medianoche y con sus pasajes en mano.

Arriba del colectivo a la avaricia de papeles higiénicos y alcoholes se le sumaban violencias de todo tipo sobre pasajeros y procedencias. Y esto parecía recién estar comenzando. Esa noche, esa gente me dió miedo.

Hoy la policía tiene la potestad de tomar las medidas necesarias y de la forma que sea. Habrá que seguir e implementar el slogan de cuidarnos entre todos y, en particular, resguardarnos de estas microviolencias cotidianas que parecen replicarse en nombre de la humanidad y la civilidad. Para todo lo demás, Saramago y las cegueras: “…de esa masa estamos hechos, mitad indiferencia y mitad ruindad”.