OPINIÓN

Los errores no forzados del peronismo que ayudan a Morales

El mandatario provincial, acorralado por su ineficiente gestión sumado al cambio de signo político a nivel nacional, apela a la victimización y a revivir una campaña kirchnerista para liberar a Milagro Sala para mantenerse a flote

Los errores no forzados del peronismo que ayudan a Morales

Por ANSELMO GONZALEZ

El comienzo del año político del gobernador Gerardo Morales trajo efectos no deseados para quien ya no disfruta de las lisonjas presidenciales de las que hizo uso y abuso durante los cuatro años de gestión de Cambiemos, la coalición electoral que fue efectiva para ganar elecciones nacionales y provinciales pero insulsa a la hora de gobernar.

Sin el otrora padrinazgo del inquilino de Balcarce 50, Morales extraña horrores a Macri mientras sólo ha recibido del Presidente Alberto Fernández gestos de sana convivencia democrática, pero cero "efectividades conducentes", tal como el Gral. Perón solía definir a los recursos presupuestarios para llevar adelante una gestión de gobierno.

Sin el paraguas protector que Mauricio Macri le garantizaba, durante lo que va de 2020 Morales vino haciendo equilibrio entre una ristra de malas noticias que no sólo afectaron la tranquilidad de su gobierno, sino que directamente lo sacaron de su eje.

La postergación de una visita oficial de Alberto a Jujuy que soñaba capitalizar; la filtración de un audio del presidente del Superior Tribunal de Justicia Pablo Baca, que dejó en evidencia su influencia en las decisiones judiciales de la provincia   –y que exceden largamente a las causas que tienen a Milagro Sala como blanco predilecto–; el consiguiente inicio del juicio político al Supremo;  la nada feliz declaración de Josefa Herrera, la nueva titular de la Oficina Anticorrupción, que al asumir su cargo garantizó la imparcialidad de ese organismo "por las instrucciones que recibió del gobernador"; el brutal tarifazo eléctrico que desató una ola de malhumor social en toda la provincia; y las intempestivas réplicas a vecinos que exigían respuestas ante los impagables aumentos, mostraron el peor rostro de un gobernador desnorteado.

Sin embargo, y como un fortuito salvavidas al que rápidamente se aferró para levantar la cabeza y seguir respirando en aguas embravecidas, las ayudas al debilitado Morales –insólitamente– le llegaron desde la poco homogénea oposición peronista.

La sucesión de errores no forzados que le vinieron como anillo al dedo la inició su cuñado, el senador nacional Guillermo Snopek, quien en medio del ostracismo que caracteriza a su accionar político, ingresó por la mesa de entradas de la Cámara Alta de la Nación un proyecto por el cual pidió la intervención federal del Poder Judicial jujeño.

Más allá de ser una iniciativa tendiente a corregir las desviaciones a la que Morales sometió a la Justicia provincial, la medida no hace más que desnudar la estrategia política de Morales para perseguir a sus opositores. El pedido de la intervención provocó en el primer mandatario su victimización, y revivir una campaña kirchnerista para liberar a Milagro Sala. 

El fantasma de la Tupac Amaru azota la cabeza al Gobernador. El impacto nacional de la intervención recibió mucho apoyo, despertó encendidas opiniones sobre la situación judicial de la provincia. El peronismo no se tiene que adormecer, debe empezar a reconocer errores y corregir por la recuperación de la democracia en Jujuy principalmente.  

Es tal la desesperación de Morales que llegó al extremo de conseguir que las diversas facciones de Juntos por el Cambio se agruparan, y unidos a los medios de comunicación hegemónicos que tributan a ese espacio, arrancaran una enjundiosa campaña de defensa de la institucionalidad jujeña –tan vapuleada por el moralismo luego de cuatro años de gobierno–, que promete desembocar en un gran acto en San Salvador la semana próxima y con la presencia de sus máximos referentes nacionales.

Sin embargo, la inesperada ayuda para que Morales retome la iniciativa política la recibió de otro legislador nacional, José Luis Martiarena, quien con una muy berreta operación de prensa acusó su par, la diputada nacional Carolina Moisés, de impedir que pueda completarse la ocupación de cargos nacionales en Jujuy, favoreciendo de ese modo la continuidad de los funcionarios de Cambiemos. 

En un parte de prensa huérfano de estilo periodístico, Martiarena intentó reproducir un supuesto diálogo con el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, quien habría afirmado que “se han cometido errores y que la Diputada Carolina Moisés actuó muy mal y que de ninguna manera ella va a digitar y cubrir los cargos nacionales en Jujuy”.

Primer inconveniente: la supuesta declaración del ministro suena impostada al ser reproducida por Martiarena. Cualquier periodista guiado por la práctica profesional resolvería la duda chequeando su veracidad con el pretendido emisor de la frase, trabajo que no se tomaron los escasos medios que reprodujeron la interesada versión.

Segundo: Martiarena no pudo acompañar a su versión con foto alguna que diera cuenta de tal reunión, justo en tiempos donde las imágenes hablan más que las palabras.

Tercero: el diputado nacional arrastró al lodo de la interna jujeña nada menos que al ministro político del Presidente Fernández, que a diario hace un culto del eslogan de “es con todos”. Habrá que ver si la arriesgada jugada no traerá un vuelto de Wado hacia la flaca caja registradora de Pepitito. 

El tono empleado por Martiarena no sólo fue políticamente incorrecto y misógino: ingresó en el plano de la bajeza al convertir una pretendida crítica en una agresión directa a la sampedreña, que –por si fuera necesario aclarar–, además de legisladora es mujer. Así se lo hizo saber un compacto núcleo de dirigentes del peronismo jujeño que le exigieron una inmediata retractación, en un fuerte documento inusual por la cantidad y calidad de coincidencias que suscitó. 

Ante este panorama de tironeos en las filas justicialistas, la figura de Moisés emerge como la elegida por el oficialismo a nivel nacional para que lo represente en la díscola Jujuy, designaciones de funcionarios más, designaciones menos.

Ella representa un rostro novedoso, encarna un perfil dirigencial que hace coincidir la militancia territorial con la formación académica. Pero, por sobre todo, personifica la imprescindible renovación que el peronismo debe ofrecer a la ciudadanía si pretende volver a gobernar Jujuy.  La titánica tarea que le espera a la sampedreña es atenuar las disputas internas y consolidar la unidad para la acción.

A todo esto, Morales se oxigena aferrado al salvavidas y trata de subirse nuevamente a un barco que no cesa de zozobrar.