OPINIÓN

Niños detenidos sin justificación

Reflejo de la sociedad jujeña que permite los abusos de las fuerzas policiales

Pese al protocolo que hay para casos de adolescentes en conflicto la ley penal donde establece la prohibición su alojamiento en cualquier centro de privación de libertad sin ingreso previo por el Centro Admisión y Derivación, las fuerzas no lo cumplen

Reflejo de la sociedad jujeña que permite los abusos de las fuerzas policiales

Por Micaela Fernández

Una escena violenta que la sociedad adormecida naturaliza. ¿Qué pasó? El viernes por la noche, en la puerta del shopping de calle Alvear, en esta provincia, muchos adolescentes, familias aguardaban que la tormenta finalice. Yo era una de ellas.

En unos segundos dos niños, uno retenido y otro perseguido por una guardia de seguridad de ese espacio comercial. Llamaron a la policía, sí, minutos después se los llevó un patrullero a la Seccional 1° del centro. Una escena cinematográfica, luces, policías, dos niños subidos a un móvil policial, y una platea inmóvil.

 Ante esa situación tan violenta, nadie cuestionó el accionar del personal de seguridad, la acusación de los niños, ni defender nada de nada. Un reflejo más de la sociedad jujeña que permite los abusos de las fuerzas policiales y de ese gran comercio que tiene antecedentes de hechos discriminatorios.

Los malos de la escena los niños ¿?, el personal de seguridad como los efectivos policiales procedían como héroes a sancionar públicamente a dos niños.

Despertando los prejuicios de los que observaban la escena violenta, permitiendo el escarnio a niños y una postura cómoda de no meterse.

¿Cómo sociedad estamos “disciplinados”?

Cuando vi la situación, le pregunté al guardia que hicieron los niños, por qué los tenían así retenidos en la puerta del shopping. Me contestó que tenían instrucción de no dejarlos entrar porque “hacen líos y a veces roban”, y que también había chicos de la comunidad gitana. Le pregunté y ¿cómo saben que son estos niños?  Y me dijo: ¡uno les ve le pinta que traen!

La discriminación a flor de piel, en esa escena no había derechos, había desidia de una sociedad que expulsa permanentemente a los pobres. Esta vez a dos niños.

Sí, este gran local comercial tiene un scanner para detectar niños pobres, podrían contribuir con el estado provincial para generar políticas públicas para recuperar el tejido social, y no sancionar bajo lo delictivo.

La violencia estructural de la policía merece una vez más un replanteo, el estado no puede avalar la violencia. Deteniendo, demorando a dos niños en pleno centro, trasladados a una seccional policial.

 

¿Por qué no se aplica el Protocolo?

Ante esta situación Jujuy Dice, consultó a Roberto Aragón Coordinador del área de Derechos de Niñez y Adolescencia- ANDHES quien destacó que “la violencia y los abusos policiales en estas épocas revelan en muchos de los agentes institucionales de las fuerzas de seguridad, una falta de conocimiento sobre los derechos de niños, niñas y adolescentes, como así también de los protocolos para intervenir en diversas situaciones donde este grupo se encuentre. Por eso es fundamental mencionar en principio que la Convención de los Derechos del Niño, instrumento jurídico internacional que marca estándares en materia de derechos humanos y obligaciones que los Estados, tanto nacional como provincial y local, deben cumplir y garantizar, por ello en su artículo 37 refiere claramente que la detención, encarcelamiento y prisión deben ser en el marco de lo que indique la normativa y siempre que sea como medida de último recurso, teniendo en cuenta que el tiempo debe ser lo más breve y corto posible”.

Así también relató que “cuando pensamos en estas situaciones o las vivenciamos, resulta necesario pensar en cómo existe una niñez y adolescencia muy asociada a la peligrosidad, al delito, al conflicto, que en la sociedad pareciera muchas veces aclama se aplique la famosa mano dura sin importar nada. Pasa en los cascos céntricos de las ciudades y en los barrios periféricos donde más se acentúan malas prácticas. Sin embargo, no miramos el trasfondo de toda la realidad económica, social y política que atraviesa a este grupo. Nos olvidamos que son niños, niñas y adolescentes que son víctimas de un sistema que vulnera sus derechos y los estigmatiza, un mundo adultocéntrico que los y las margina quitando posibilidades a su desarrollo pleno”.

En Jujuy contamos con un protocolo de actuación conjunta entre el Ministerio de Desarrollo Humano y el Ministerio de Seguridad de la Provincia para los casos de adolescentes en conflicto la ley penal que alcanza a todos los agentes involucrados en el circuito general de abordaje y establece que queda terminantemente prohibido por ejemplo el alojamiento de un adolescente en cualquier centro de privación de libertad sin haber ingresado previamente por el Centro Admisión y Derivación (CAD) que esta es la primer y única instancia al circuito en el caso de tener imputación de algún delito por autoridad judicial competente. Si no la tienen no pueden compartir centros o comisarias destinada a personas mayores de edad, no pueden ser esposados durante la detención ni el traslado y en las condiciones de alojamiento o detención indistintamente están prohibidos los castigos, malos tratos u otros vejámenes, ni tampoco detenidos por un delito contravencional, inmediatamente se debe comunicar a la autoridad de la Secretaria de Niñez para que localicen a los responsable parentales, legales o referentes afectivos/sociales.

“El sistema de protección integral conforma su base de efectividad en el respeto de los principios de derechos humanos y en el enfoque de políticas públicas que garanticen plenamente todos los derechos de niños, niñas y adolescentes, generando propuestas socialmente útiles y que aborden de manera integral las problemáticas que afectan al grupo, no propiciando la aparición del sistema penal que criminaliza y marca en la subjetividad de aquel grupo situaciones violentas, de marginalidad, de disciplinamiento, sin herramientas necesarias para poder ir a analizar más en profundidad y pensar qué trato, qué lugar les damos a este grupo en la sociedad y en la agenda de gobierno” concluyó .