POLÍTICA

El Arca sanitaria de Fernández

El decreto presidencial dispone aislamiento obligatorio, pero tuvo una interpretación particular en Jujuy.

La posibilidad del estado de sitio y el despliegue de las Fuerzas Armadas para la distribución de alimentos.

El decreto presidencial dispone aislamiento obligatorio, pero tuvo una interpretación particular en Jujuy.

Por Horacio Verbitsky para El Cohete a La Luna

 

Luego del encuentro con los gobernadores, el Presidente Alberto Fernández anunció las medidas acordadas para enfrentar la pandemia, con una cuidada escenografía. Como corresponde a la cuarentena y el distanciamiento social, a este Arca sanitaria de Noé no subieron dos sino sólo un animal de cada especie: el jefe político de Cambiemos y alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el gobernador kirchnerista de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el gobernador justicialista de Santa Fe, Omar Perotti, y el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales.

Pese a su gesto adusto, Morales estaba satisfecho por esta nueva muestra de proximidad con el Poder Ejecutivo. Además, debido a la emergencia se suspendieron las audiencias de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado de la Nación, que tenía previsto adquirir pruebas sobre la necesidad de intervenir el Poder Judicial jujeño, de acuerdo con el proyecto presentado por el cuñado del gobernador, el senador Guillermo Snopek. Para descomprimir la situación, Morales aceptó la renuncia que no pensaba presentar el presidente del Superior Tribunal Pablo Baca, acusado por la violación de la ex directora provincial de Estadística y Censos, Ana Juárez Orieta.

Baca no tiene ni siquiera el apoyo de su familia. Su exposa lo excluyó del domicilio conyugal y ahora duerme en casa de su hermana. Tampoco conservó el auto que manejaba, y sus hijos le advirtieron que no se comunicara con ellos antes de ser sobreseido en la causa penal por violación, que ahora puede avanzar sin obstáculos.

El decreto presidencial disponiendo el aislamiento obligatorio tuvo una interpretación particular en Jujuy. En un tono perentorio, el jefe de policía ordenó a cada comisario recorrer su jurisdicción y privar de su libertad a todas las personas que encontraran en las calles, salvo policías y personal de salud.

Esta es una brutal simplificación que ignora las 24 excepciones que el decreto estableció para la cuarentena, que luego de extendieron a otras diez. La propia policía difundió un video donde su personal persigue a un grupo de jóvenes en un parque de San Salvador disparando armas de fuego y cuando los alcanza los apalea.

La pandemia, como el alcohol, sólo pone en evidencia la verdadera índole de una personalidad. El carcelero de Milagro Sala no oculta nada. Sólo hay que querer verlo.

Más allá de este caso particular, el gobierno teme un cuadro parecido al de diciembre de 2001, cuando el congelamiento de la economía llegue al tercio de la mano de obra que vive en la informalidad. Las medidas de protección dispuestas hacen una gran diferencia, comenzando por la cobertura previsional de casi el 100% de los adultos mayores, que no existía entonces ni es común ahora en el resto del mundo. Aún así, buena parte de ese sector, si no trabaja no come, por no hablar de quienes moran en viviendas precarias en las que el aislamiento y las medidas higiénicas son una expresión de deseos. También está prevista la movilización de las Fuerzas Armadas en un operativo nacional similar al de los días de elecciones, pero en este caso para distribuir alimentos. Ya hubo un par de saqueos en el sur del conurbano bonaerense, centrados en pequeños supermercados de propietarios asiáticos, que fueron las víctimas principales a principios de siglo y contra quienes hoy se dirige el señalamiento racista desde portales como Infobae, de Daniel Hadad. Este empresario, de estrecha vinculación con la embajada de Estados Unidos, se hizo un lugar hace dos décadas en el mercado de medios, estigmatizando a los inmigrantes bolivianos y peruanos como causantes de la inseguridad, incluso retocando una foto para darle un aspecto amenazante.

La primera versión de esta nota decía el “virus chino”, tal como hace el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Luego lo corrigió por “que nació en China”.

Tampoco se descarta la declaración del estado de sitio, ante la resistencia manifestada en Chetoslovaquia contra las medidas de aislamiento dispuestas por el gobierno nacional.