POLÍTICA

No está garantizada la independencia de poderes

Ex juez de la Corte Suprema indicó que es necesario la intervención de la justicia en Jujuy

Eugenio Zaffaroni, actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos catalogó que el poder judicial jujeño es un “escándalo nacional” al mencionar que está conformado todo por “parientes” y la situación de Milagro Sala

Ex juez de la Corte Suprema indicó que es necesario la intervención de la justicia en Jujuy

La pandemia y las medidas que se tomaron para evitar una mayor propagación del covid 19 hizo que algunos de los temas de la agenda política se corrieran a un costado, un ejemplo de ello, es el tratamiento en el Senado para pedir la intervención federal de la justicia en Jujuy pedida por el legislador Guillermo Snopek, intervención que también consideró necesaria el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni.

El ahora juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos catalogó que el caso jujeño es un “escándalo nacional” al apuntar sobre cómo está conformado el poder judicial en la provincia, como así también de la situación procesal de la dirigente Milagro Sala, a la que considera presa política.

En diálogo con El Destape Radio, Zaffaroni sostuvo “yo creo que mínimamente lo que corresponde constitucionalmente en el caso de Jujuy y lo dije varias veces, me ratifico en eso, es la intervención federal por lo menos del Poder Judicial de la provincia”.

Y detalló el por qué de esta intervención: “Poder Judicial que está integrado por todos parientes, por otra parte, que todos sabemos como se gestó: Morales asume, reúne su Legislatura, aumenta el número de ministros de la Corte Provincial, dos de sus diputados renuncian y a la semana los nombra de ministros del Superior Tribunal. Eso es un escándalo”.

Sobre este punto, el magistrado hace referencia a la ampliación de 5 a 9 vocales dentro del STJ, entre los que designa a dos diputados radicales (Pablo Baca -quien llegó a ocupar el rol de presidente, cargo que dejó tras la denuncia de abuso sexual que pesa en su contra- y Beatriz Altamirano. Asimismo, también pasaron a ocupar un lugar en la corte jujeña Federico Otaola, abogado y ex candidato radical.

Sin embargo, Zaffaroni no es el único punto sobre el que refirió por el cual sería necesario la intervención del poder judicial provincial y ejemplificó con lo que ocurre con Milagro Sala.

“A Milagro ya no sé de qué la quieren acusar, no sé que le pueden inventar más, eso es un escándalo nacional”.

Recordemos que fue en los primeros días de marzo, que el senador jujeño Guillermo Snopek expuso en la Cámara Alta del Congreso el proyecto de intervención del poder judicial, en la cual había señalado que “Morales tiene la suma del poder público”, por lo que era necesario “reestablecer la independencia y el equilibro de los poderes a través de una intervención quirúrgica, limitada al poder judicial”.

Una semana antes, el mandatario provincial, a sabiendas de lo que implicaba que los escándalos de esta falta de independencia de los poderes traspasasen los límites del territorio provincial, organizó una movilización bajo la consigna “Jujuy no se toca”, donde desplegó toda una parafernalia estatal para movilizar a gente y así mostrar que lo que decía Snopek solo se basaba en su rol de opositor.

Tras la presentación de Snopek del pedido de intervención del poder judicial en el Senado el 11 de marzo, el cuerpo legislativo había decidido convocar para el 31 de ese mismo mes a testigos que dieran cuenta de la falta de independencia de los poderes, citación que quedó sin efecto con la aplicación del aislamiento social preventivo obligatorio dispuesto por el gobierno nacional.