JUDICIALES

La cerealera mantiene una deuda de 18.500 millones de pesos

Imputaron a ex funcionario macrista por el préstamo millonario a Vicentín

Javier González Fraga fue el último presidente del Banco Nación durante la gestión Cambiemos. La justicia investiga si entregó a la cerealera prestamos de forma irregular

Foto: canalabierto.com.ar
Foto: canalabierto.com.ar

Esta mañana el fiscal federal Gerardo Pollicita imputó a Javier González Fraga por presunta defraudación tras aprobar préstamos de un total de 18.500 millones de pesos a la cerealera Vicentín.

La justicia deberá investigar si el último presidente del Banco Nación durante la gestión de Cambiemos, incurrió en irregularidades en detrimento de la entidad bancaria que manejaba, al seguir otorgando prestamos a la empresa, pese a que acumulaba deudas millonarias con el Banco Central.

Además de apuntar contra Fraga, Pollicita también investigará a los empresarios Alberto Padoán y Gustavo Nardelli, quienes encabezan la firma Vicentín.

El conflicto comenzó cuando a principios de diciembre 2019 Vicentín informó que entró en un proceso de “reestructuración de pagos” a partir de una situación de “estrés financiero”. La noticia mostraba cómo la principal aceitera de Santa Fe y una de las más grandes del país entraba en cesación de pagos con una deuda bancaria total de poco más de $23.500 millones.

Luego se conoció que del total de la deuda, $18.500 millones corresponden a un crédito otorgado por el Banco Nación, lo que se tradujo en fuertes críticas a la conducción de González Fraga en el Banco Nación ya que este crédito superaría los límites establecidos por la normativa bancaria y representan más del 20% del patrimonio computable de la entidad.

La denuncia fue realizada por un particular y se basó en un trabajo que realizó el ex diputado, economista, Claudio Lozano, actualmente director de dicha entidad. La investigación detalla “según los trascendidos periodísticos, la empresa Vicentín anunció que por “stress financiero” (¿?) no va a pagar los 23.500 millones de pesos que debe a los bancos (18 mil al Banco Nación), ni los USD 350 millones con los productores agropecuarios, más toda la financiación que tomó por Bolsa, ni todo lo que debe a bancos internacionales de crédito en dólares".

La sospecha gira en torno a las grandes ganancias que obtuvo la empresa durante la gestión macrista. Asimismo, Germán Mangione, periodista que investigó los aportantes de la campaña PASO de 2019, señaló que Vicentín, a través de sus subsidiarias, fue el principal aportante a la campaña presidencial de Mauricio Macri.

“Se observa que la empresa que más aportó para la campaña presidencial de Cambiemos fue la empresa Vicentín, que por diferentes empresas de su grupo realizó una donación total de $13.500.000. De este total se repartieron aportes de $4.500.000 por 3 de las empresas del grupo Vicentín (Oleaginosa San Lorenzo, Algodonera Avellaneda y Frigoríficos Friar S.A.). Cabe destacar que el otro grupo económico que más aportes realizó a Cambiemos en las PASO es otra del mismo rubro que Vicentín; en este caso se trata de Aceitera General Deheza, que aportó $10.000.000. Por otro lado, los 23.500 millones de pesos en los que está endeudado Vicentín en el mercado financiero domestico representa el 20% de la facturación del 2018 (no de 2019) y dentro de ella, la deuda con Banco Nación de $18.000 millones es sólo el 15% de su facturación del 2018. No parece ser un caso de stress financiero. El peso de las deudas sobre ventas en muchas otras empresas supera ampliamente sus ventas”, detalla la investigación del periodista.

Lozano, ahora a cargo del Banco Nación, en su informe denuncia que la deuda de Vicentín con la entidad bancaria no fue autorizada por el directorio, algo que vulnera las normas de la institución.

Al respecto, el informe de Lozano sostuvo: “En el proceso de endeudamiento que fue acumulando Vicentín con el Banco Nación superó los límites a los que podía acceder en función de la normativa correspondiente fijada por el Ente Regulador para las Grandes Empresas. Sin embargo y sin fundamento alguno la empresa obtuvo la refinanciación que requería sin hacer las cancelaciones correspondientes para volver a encuadrar en la normativa. Extrañamente la decisión de violar la normativa del Banco Central para grandes empresas no fue tomada por un acto administrativo del directorio del Banco. Fue una decisión que corrió bajo la responsabilidad de las Gerencias a cargo. Es decir las autoridades políticas del banco en la gestión anterior no quisieron dejar huellas respecto a esta decisión. Sin embargo, los pasillos del Banco Nación cuentan que en las múltiples reuniones que existieron con la empresa Vicentín para tratar de imponerle la necesidad de volver a encuadrarse en la normativa, frente a las exigencias de los funcionarios del banco, los dueños de la firma cruzaban del Banco Nación a la Casa Rosada para hablar directamente con la Presidencia. Eso luego se transformaba en un llamado desde la Presidencia de Mauricio Macri al ex Presidente del Banco González Fraga quien se encargaba de llamar la atención a los funcionarios del banco para que se allanaran a los requerimientos de la empresa”.

Fuente: Infobae