JUDICIALES

Fue detenida el 16 de enero de 2016

Mañana se cumplen 4 años de la prisión de Milagro Sala

Organizaciones sociales y políticas realizarán un acampe en el Obelisco. Reclaman su liberación al considerar que es una presa política

Foto: Agencia Paco Urondo
Foto: Agencia Paco Urondo

En la víspera del cumplimiento de 4 años de la prisión de la dirigente social Milagro Sala, organizaciones sociales y políticas realizarán un acampe en el Obelisco, en reclamo de lo que consideran una detención injusta y arbitraria.

Dicha jornada de protesta comenzará hoy a las 15 horas y se extenderá hasta el día de mañana, fecha en la que se cumplen los 4 años desde que Milagro Sala fue detenida en Jujuy. Para mañana está estimado un acto de cierre a las 11.

Participarán del acampe y del acto la Organización Barrial Tupac Amaru, que estará acompañada por el Comité por la Libertad de Milagro Sala y el Foro por la Democracia y la Libertad de las y los Presos Políticos. Desde esos espacios consideran que la detención de la dirigente es “injusta y arbitraria” y se constituyó en la “primera presa política del gobierno de Mauricio Macri y del Gobernador Gerardo Morales”.

Recordemos que Milagro Sala fue detenida el 16 de enero de 2016 en el marco de un acampe realizado por las organizaciones sociales para reclamar una reunión con el entonces recientemente electo Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Solicitaban que se garantice la continuidad de las fuentes de trabajo para 20 mil cooperativistas de la provincia de Jujuy. Desde ese día hubo un entramado de “acusaciones consecutivas” para sostener la privación ilegal de la libertad de la líder social por tiempo indefinido.

 “Esto dio inicio a la persecución y encarcelamiento a los militantes de la Organización Tupac Amaru, la destrucción de su obra, la ocupación de sus sedes sociales, de sus centros educativos, de sus fábricas, de sus centros de salud y de sus espacios recreativos públicos, lo cual se transformó en un símbolo del disciplinamiento social” manifestaron las organizaciones y prosiguieron “este modelo represivo fue planificado y ejecutado con la complicidad y la participación necesaria del Poder Judicial, que fue transformado en una herramienta de persecución a opositores políticos. Para ello Gerardo Morales amplió de 5 a 9 miembros el Superior Tribunal de Justicia, designando a dos diputados radicales, al ex candidato a Vicegobernador, Federico Francisco Otaola, y a su amiga la jueza Laura Lamas”.

 Además, aclararon “los gobiernos provincial y de la Nación desconocieron desde un primer momento los pronunciamientos de los Organismos Internacionales de Derechos Humanos. El 27 de octubre de 2016 el Grupo de Trabajo de detenciones arbitrarias de Naciones Unidas aseguró que la privación de la libertad de Milagro era arbitraria y lo ratificó en mayo de 2017 luego de visitar la provincia de Jujuy. En julio de 2017 intervino la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La escalada internacional dio lugar a la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en noviembre de ese mismo año ordenó al Estado argentino adoptar de manera inmediata las “medidas de protección que sean necesarias” para garantizar la vida, integridad personal y salud de Milagro Sala”.

 Pese a las recomendaciones de los organismos internacionales, Sala fue trasladada el 15 de diciembre de 2017 a la casa del dique La Ciénaga. “El arresto domiciliario que cumplió en esa oportunidad era asimilable a las condiciones de detención en la prisión de Alto Comedero, por lo que una vez más el Estado incumplió con la medida establecida por la Corte IDH”.

 En agosto de 2018 la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó a la justicia jujeña cumplir la decisión de la Corte IDH de noviembre de 2017: Sala no debía estar encarcelada porque su vida y su salud estaban en riesgo. Sin embargo, de manera intempestiva, el juez Pablo Pullen Llermanos ordenó el traslado inmediato de Milagro Sala a una cárcel federal en la provincia de Salta, en horas de la madrugada, al estilo de los traslados de la dictadura. Las denuncias de los Organismos de Derechos Humanos y de líderes mundiales finalmente lograron que Milagro Sala sea trasladada a su verdadero domicilio en donde permanece con prisión domiciliaria.

El 14 de enero de 2019, en un proceso judicial plagado de irregularidades, Milagro Sala fue condenada a 13 años de prisión por asociación ilícita, fraude y extorsión. Su apelación sigue en un cajón del Superior Tribunal de Justicia esperando un dictamen que no siga avergonzando y deshonrando al sistema jurídico argentino.

“Jujuy fue un laboratorio represivo de un régimen neocolonial que imperó en Argentina estos últimos 4 años. Su ejemplo se extendió a la provincia de Mendoza, donde otro gobernador radical siguió el ejemplo del carcelero Morales persiguiendo y privando de la libertad a militantes de la Tupac Amaru mendocina. Fue perfeccionado por algunos jueces y fiscales de Comodoro Py asociados a las cloacas de la AFI, por operadores mediáticos que sepultaron la noble profesión periodística y por el viejo gobierno del saqueo y la vergüenza nacional”.

Otros de los puntos que señalaron “muchos fueron y siguen siendo víctimas de este perverso sistema persecutorio en Argentina y en Latinoamérica, casualmente todos dirigentes populares como Cristina Fernández de Kirchner, Lula, Amado Boudou, Rafael Correa, Luis Delia, Evo Morales, Julio De Vido, Héctor Timerman, Fernando Esteche, Carlos Zannini, Gerardo Ferreyra, para nombrar algunos ejemplos de una larga lista”.

“La persistente resistencia durante estos 4 años de nuestros presos políticos, de la Mesa de Organismos de Derechos Humanos, del Comité por la Libertad de Milagro Sala, del Foro por la Libertad de los Presos Políticos y de las organizaciones sociales, sindicales y políticas que enfrentaron y denunciaron frontalmente desde el primer día al régimen macrista fueron un grito desesperado de unidad para derrotar al gobierno del saqueo y la persecución”.

 

Por último, concluyeron “el 27 de octubre de 2019 esa unidad se transformó en una nueva esperanza para nuestro pueblo con el triunfo del Frente de Todos y otra vez, como en el 2003, recuperamos la esperanza y la voluntad de poner a Argentina de pie. Pero para que sea con todos y todas, aún falta que nuestros presos políticos estén con nosotros y recuperen su libertad” y ratificaron “con presos políticos no hay democracia”.