POLÍTICA

Lamentó el giro de la política exterior tomada

La primera ruptura del gobierno de Fernández: Alicia Castro presentó su renuncia indeclinable

La ahora ex embajadora en Rusia manifestó su descontento con la política exterior del gobierno nacional tras respaldar un informe de la ONU que señala violaciones de derechos humanos en Venezuela

La primera ruptura del gobierno de Fernández: Alicia Castro presentó su renuncia indeclinable

A 2 meses de cumplirse el primer año de gestión de Alberto Fernández como presidente, pandemia de por medio, se produjo la primera ruptura dentro de sus filas, ya que Alicia Castro, embajadora en Rusia presentó su renuncia indeclinable.

La decisión de apartarse de su cargo se da luego que Argentina respaldara con su voto un informe de la ONU donde señala violaciones de derechos en el país caribeño comandado por Nicolás Maduro.

Tal es así, que en el día de ayer, Castro en su redes sociales, tras darse a conocer la votación expresó “Cancillería Argentina votó la Resolución del Grupo de Lima, condenando a Venezuela, con Bolsonaro, Duque, Piñera, Viscarra, en cuyos países se violan flagrantemente los Derechos Humanos. México votó con Venezuela. Un lamentable giro en nuestra política exterior”.

En consecuencia, Castro dio a conocer por medio de una carta que se apartaba de la embajada aduciendo “quiero presentar mi renuncia como embajadora porque no estoy de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores”.

Y agregó “el voto de Argentina acompañando la Resolución del Grupo de Lima constituye un dramático giro en nuestra política exterior y no difiere en absoluto de lo que hubiera votado el gobierno de (Mauricio) Macri”.

La oposición de Castro con el Grupo de Lima se debe a que la dirigente considera que “fue creado durante la restauración neoliberal por un grupo de gobiernos de extrema derecha, alentados y financiados por los Estados Unidos con dos objetivos explícitos: Promover un “Cambio de Régimen” en Venezuela -con idéntica matriz de los operados por Estados Unidos en Oriente Medio- y desarticular el bloque regional”.

La postura de Castro respecto a Venezuela no es nueva. De hecho, entre los años 2006 y 2011 fue embajadora en el país caribeño. Por aquel entonces, se había conformado un bloque de Estados latinoamericanos que impulsaban una agenda propia, sin injerencia de Estados Unidos. Néstor Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Lula en Brasil y Hugo Chávez en Venezuela hablaban de una Latinoamérica unida.

Muy lejos de esa idea, la ex embajadora apuntó que Argentina “votó junto al grupo de países latinoamericanos que han seguido a pie juntillas las instrucciones de los Estados Unidos de demoler a Venezuela (…) y los habilitó como voceros de los Derechos Humanos”, en referencia a Jair Bolsonaro de Brasil, Sebastián Piñera de Chile, Jeanine Añez de Bolivia (presidenta de Bolivia tras el golpe contra Evo Morales), y con Lenin Moreno de Ecuador.

“Argentina podría haber optado por abstenerse, (…) pero en cambio, votó con los países europeos que reconocen al autoproclamado Guaidó como presidente sin un voto, modalidad que pone en riesgo a las democracias de América Latina”, subrayó en la carta enviada al presidente.

Fuente: cynthiagarcia.com.ar