JUJUY

Cuarentena en Tilcara

Detener para recaudar ¿la fórmula para mantener la seguridad sanitaria?

Testimonios de personas que fueron detenidas, sin mediar palabra y tuvieron que pagar una multa de mil pesos en la comisaria y son pasibles de una multa del Juez Contravencional

foto ilustrativa, El Tribuno
foto ilustrativa, El Tribuno

 

El sábado 28 al mediodía en Tilcara, en plena cuarentena para evitar la propagación o circulación del COVID -19,  había un movimiento importante. Sobre la Ruta 9  las gomerías, la agroquímica y la distribuidora de gaseosas estaban abiertas. En el centro unas tiendas de ropa, una mueblería, la aseguradora, los bazares, las librerías y la regalaría también abiertos como si de productos o servicios esenciales se trataran. Veinte remises en la cola esperaban clientes. 

En el acceso, hay un retén con una decena de personas; efectivos policiales, de la Guardia Urbana municipal, bomberos voluntarios, empleados de Rentas Municipales. Muchas personas innecesariamente expuestas al virus sin sentido. Un empleado municipal fumiga los camiones con insecticida, que mata moscas o arañas pero es inofensivo para el virus, como acting político parece tener efecto. El camionero se sube a la cabina recién fumigada y sigue su trabajo, exponiéndose a los riesgos del químico.

Los comercios que venden productos esenciales pueden abrir, pero los demás no. Están habilitados para abrir desde las 8 a las 13 y desde las 17 a las 20 horas durante esta cuarentena. Esto fue convenido por el COE de Tilcara el miércoles 25 de marzo.

 A pesar de esto, por la tarde, pasadas las 18 horas, la policía hace razias metiendo a todo el que transita al calabozo. Estos operativos no tienen razón más que completar las exigencias de sus superiores en el Ministerio de Seguridad que dirige Ekel Meyer y recaudar. Según la policía, por la tarde no se puede circular por ningún motivo, pero las autoridades nunca informaron que eso fuere así.

Los testimonios son varios, uno es de una señora que relata lo que vivió durante su detención. “Nos hicieron descender de nuestro vehículo e ingresar a la comisaría sin explicación alguna, dando indicaciones a los gritos en el patio de la comisaría, cuando alguien quería preguntar qué iban a hacer, por qué y hasta cuando estaríamos ahí, respondían a los gritos e indicaban que apagáramos nuestros teléfonos. Cuando el procedimiento indica que, al detener una persona debe informarse la causa de su detención y el procedimiento que se va a realizar. Además ante esta situación extraordinaria se debe preguntar cuál era el motivo por el que estábamos circulando, lo cual no tuvimos lugar a explicar.”(…) “Algunas de estas personas esposadas y todos, principalmente los hombres, tratados con violencia. Luego de la requisa fuimos ingresados a una celda de aproximadamente dos metros por dos metros. En una de ella 17 varones y en otra 7 mujeres, sin cumplir con lo estipulado por el Ministerio de Salud para evitar el contagio de la pandemia. Al salir el oficial escribió un acta de contravención incorrecta, colocando una hora falsa sobre mi circulación y exponiendo que yo no tenía motivos para circular, cuando le expliqué reiteradas veces que me estaba dirigiendo a hacer las compras. Pagué una multa de mil pesos, que se debe pagar en el acto, quien no tuviera el dinero para pagarlo debía quedarse detenido hasta que el Juez Contravencional decidiera.”

Otro de los detenidos esa noche, dice que “me metieron porque no tenía mi documento encima, les expliqué que vivo a cuatro cuadras y vine al centro a buscar dinero para un pago, nunca me escucharon, me pegaron y tuve que dejar parte del dinero del alquiler para poder salir.”  “Al momento de entrar me dijeron que no se me ocurra sacar el celular para nada luego me pusieron esposas y me golpearon.” “Soy independiente, hace una semana no trabajo y encima ahora me quieren cobrar plata que no tengo.”

 La justicia contravencional, aparte de los mil pesos que les cobró la comisaría, quiere cobrar multas de 40 mil pesos en adelante. Una cifra imposible de pagar para el bolsillo de la crítica economía local, con un párate total en el sector turístico.