JUJUY

No fue tratado a tiempo, pese a que estaba dentro del grupo de riesgo

Estaba internado y querían mandarlo de vuelta a su casa: un hombre de 34 años falleció víctima del covid 19

Con dificultades para respirar, el hospital de Calilegua no contaba con los recursos para pacientes críticos. Pese a ser trasladado, la atención médica que necesitaba llegó tarde

Foto: Freddy Moya
Foto: Freddy Moya

En el día de ayer se conoció el fallecimiento de Freddy Moya de 34 años en horas de la madrugada, integrante de la Cooperativa El Milagro de Calilegua, quien estaba aislado junto a su pareja, contagiados de covid-19.

Moya además padecía Diabetes, pero sus compañeros relatan que en su aislamiento nunca recibió atención médica, ni le suministraron oxígeno pese al ahogo respiratorio que manifestaba.

Por gestiones de su pareja, lo atendieron en el Hospital de Calilegua sin recursos para cuidados intensivos, de donde lo querían enviar a su domicilio de vuelta pese a la gravedad de su cuadro. A partir de la insistencia de su compañera lo mantuvieron internado y fue trasladado a último momento al Hospital Orías de Libertador para cuidados intensivos, pero fue demasiado tarde, el joven hombre falleció.

“Nunca fue atendido como correspondía, nunca atendieron a sus llamadas de ahogo para que le habiliten oxígeno, no controlaron su cuadro diabético ni recibió cuidados intensivos. Lo tuvieron en el hospital de Calilegua que no llega a ser ni una sala elemental de primeros auxilios. (…) La policía lo desalojó del hospital pero –su conviviente- consiguió que permanezca internado. Una hora después cuando el cuadro ya era de suma gravedad, lo trasladaron al colapsado hospital de Libertador donde falleció el lunes a la madrugada”, relató en redes sociales uno de sus compañeros.

También dio su testimonio sobre la falta de atención sanitaria que sufrió Freddy Moya y su compañera, Cristina Olarte, Secretaria de la Federación de Cooperativas de la Provincia de Jujuy, entrevistada por AM 1270 de la Provincia de Buenos Aires.

“Él tenía diabetes, la familia estaba aislada. Cuando empieza a empeorar el estado de salud de Freddy, su esposa buscó ayuda para que lo lleven y lo internen porque tenía problemas respiratorios y ella lo veía peor cada día. Después lo llevan al hospital de Calilegua y lo internan.”

“En el día anterior al fallecimiento, domingo a la madrugada, la llaman y le dicen que lo tienen que llevar a su casa, que estaba ya la ambulancia del SAME y ella les dice que no, que no lo va a llevar porque lo ve mal.”

“Como ella hizo problema, logró que quede internado. Después la llaman del SAME y le informan que lo van a trasladar al Hospital de Libertador. Lo trasladan porque se descompensa.”

“Y bueno… ya no llegó. O sea, llegó pero a terapia y a la 1 de la mañana la llaman diciéndole que falleció.”

“Esto me contó Fátima – la pareja de Freddy- entre llantos por teléfono ya que yo vivo en San Salvador. “Yo estoy encerrada, no puedo salir y no sé ahora el tema del cuerpo y toda esa situación.”

“Como ella me contó: “El estaba mal pero él no podía estar ahí –en relación al hospital de Calilegua- por el tema de su diabetes, él tenía que estar en otro lugar, eso es lo que a ella le dolía.”

Respecto a la falta de acceso a la atención de salud que están sufriendo muchos jujeños, Cristina Olarte expresó, “realmente es concreto el abandono de persona. No hay atención cuando realmente es una situación crítica, el al ser diabético tenía que estar en otro lugar” y acordó en que Moya debía estar en cuidados intensivos, instancia de atención a la cual accedió recién a último momento.

La situación es crítica “para nosotros los más pobres”, resaltó la cooperativista. “Ella me contó que tuvo que llamar al intendente, a uno y a otro lado para que lo internen porque ella no podía salir del domicilio porque ellos estaban aislados.”