JUJUY

Apuntó a la falta de previsibilidad del gobierno ante la emergencia

"Renuncié porque no me comunicaban los casos", explicó el médico Sergio Barrera Ruiz

El vicepresidente del Consejo Médico de Jujuy fue referente epidemiológico del COEM de Palpalá hasta julio, mes en que decidió alejarse porque consideró que no podía hacer su trabajo

Foto: Diario Palpalá
Foto: Diario Palpalá

“Al borde del colapso” expresó el gobernador Gerardo Morales ante el faltante de camas para dar asistencia sanitaria a los pacientes de Covid y la falta de recursos humanos profesionales de la salud ante la pandemia que atraviesa a los jujeños.

En ese contexto, el Dr. Sergio Barrera Ruíz, vicepresidente del Consejo Médico de Jujuy, además fue referente epidemiológico de Palpalá hasta julio ya que renunció porque no le informaban de los casos de Covid. “Yo renuncié porque no podía hacer mi trabajo. Preferí correrme y que gente más allegada al gobierno controlen la situación”, expresó el médico especialista en Pediatría y en medicina social y comunitaria.

Así también dijo “tenemos 2.500 médicos de los cuales 1.300 médicos están trabajando para la salud pública. El personal de salud está agobiado y tenemos una de las tasas de contagios más alta de todo el país".

 

Habilitan camas en malas condiciones

 

Los nuevos pacientes con Covid que requieren internación no encuentran camas para ser atendidos. En ese marco, el médico relató que en el Hospital “Dr. Wenceslao Gallardo” (Palpalá) se habilitaron cuatro habitaciones con 12 camas. Pero las camas las bajaron de un depósito que tiene más de 70 años, de los años 57/58 (ver fotos). Eran camas cuando se abrió la cooperativa de Altos Hornos Zapla. Esas camas viejas que el tiempo las fue destruyendo, faltan los porta suero y el resto de insumos. Camas en mal estado: rotas, dañadas, esas camas están instalando para internar a pacientes con Covid.

“¿Podes poner 100 camas, y no hay oxígeno? Sin oxígeno central y los tubos de oxígeno se prestan entre clínica guardia y pediatría”, detalló

“Tuvieron 120 días para esas compras de tubos de oxígeno. Libertador consiguió un tanque de 5 mil litros de oxígeno, de otra manera hoy esos pacientes tendrían otra realidad. Esas cosas hay que proveer antes. El gobierno de la provincia se olvidó que lo más importante: tener respiradores, oxigeno, médicos y enfermeros, es lo esencial”, destacó el médico que estuvo al frente de otras epidemias como el Dengue en el 2009, 20013 y 2015. Recordaba que en esos años “en cada caso positivo de dengue salíamos a bloquearlo y llegamos a 200 casos, y este año llegamos 2700 casos de dengue ¡la peor epidemia de dengue en la historia y pareciera que no pasó nada en San Pedro!”. 

 

El criterio médico es condenado

 

Respecto a la falta de recursos humanos especialmente de médicos, el gobernador los convocó en un tono poco elegante públicamente. Olvidando que su gestión anterior implementó un Plan Estratégico de Salud que redujo los recursos humanos excluyendo a varios médicos (especialistas) del sistema público de salud. Así como descentralizó la atención en los hospitales de cabecera y también modificó la APS, cambios que solo han resentido el servicio en la salud pública.

En los cinco años que pasaron la provincia perdió cerca de 500 médicos formados que no han sido contenidos para ser incluidos en el servicio sanitario. 

En esa transformación hubo varias persecuciones a profesionales que expresaban críticas a la estrategia sanitaria. Entonces hoy esas son las principales consecuencias de un sistema sanitario muy debilitado.

En este sentido, Barrera Ruiz resaltó que uno de los médicos que anunciaba esta crónica del colapso sanitario fue el Dr. Horacio Boero. “Cuando el Dr. Boero – fallecido en mayo de este año luego de denunciar la falta de insumos en el hospital de Libertador General San Martín- había dicho en marzo que el hospital estaba en situación de abandono, le quitaron la Jefatura del Servicio, 45 días de suspensión sin goce de haberes y a los meses falleció vencido”, recordó como ejemplo de las persecuciones a los profesionales que defendían la salud pública. 

La persecución laboral a médicos y enfermeros disidentes estuvo a cargo de personas administrativas, abogados que han sido puestos para ese fin, con sueldos abultados que podrían haber sido destinados para cargos de nuevos médicos que contribuyan al sistema sanitario. 

“El Dr. Boero estaba anunciando lo que iba a pasar en Libertador ¡y eso pasó!, no teníamos elementos de protección personal los trabajadores de la salud. Y así fue que hubo un 30% del equipo de salud infectado y tuvimos el mayor número de infectados de covid”.

Hoy no hay médicos para cubrir guardias, aunque el estado exige a los médicos que nunca han trabajado en el sector público presentarse para realizar telemedicina que tiene sus limitaciones, y que también expone a los médicos a una mala praxis.

En cuanto a los insumos de bioseguridad, el médico comentó que aparecieron batas de protección pero no como requieren las normas nacionales, que deben ser por paciente y descartarse. “Son de la Cooperativa de Altos Horno Zapla, batas de tela que las están reciclando que tienen 40 años”.

La gran pregunta es qué sucedió con los fondos de Nación que recibió la provincia para atender esta pandemia.  Esos fondos no se transparentan y las consecuencias están a la vista.

Galería de Fotos

  • camas recuperadas
  • camas recuperadas
  • camas recuperadas
  • camas recuperadas
  • batas de tela