JUJUY

Haz lo que yo digo no lo que yo hago

Morales quiere sembrar marihuana mientras se encarcela a quienes la producen con fines medicinales

Mientras el gobierno de Jujuy planea explotar marihuana junto a una empresa norteamericana que promueve el consumo recreativo, David Gareca fue procesado por cultivarla con fines medicinales.

David Gareca, el joven jujeño que fue procesado por producir cannabis medicinal
David Gareca, el joven jujeño que fue procesado por producir cannabis medicinal

En enero de 2018 el estudiante jujeño de ingeniería David Gareca fue detenido y procesado luego de que la policía encontrara 41 plantas de marihuana que él cultivaba en un terreno baldío de Alto Comedero. El joven sostuvo que esas plantas tenían destino exclusivo a la producción de aceite de cannabis para uso medicinal.

Luego de estar en prisión 4 meses, el estudiante obtuvo un fallo favorable en primera instancia, el juez lo liberó y consideró que no había mérito para procesarlo porque esa marihuana tendría uso medicinal y no estaba destinada a la comercialización.

De acuerdo a ese juez con esta actividad el acusado habría buscado la provisión gratuita de aceite de cannabis a pacientes que no pueden recibir esta medicina de acuerdo a la Ley 27.350 que regula el uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.

De hecho Gareca sostuvo que esos cultivos correspondían a una nueva cosecha, ya que en 2017 había logrado producir aceite de cannabis y que los distribuyó de manera gratuita entre pacientes con diversas patologías.

 

Confesó que en un primer momento lo elaboraba en su casa y luego lo hizo en los laboratorios de la UNJU, con autorización del decano de la Facultad de Ingeniería, Gustavo Lores, y el aval de la profesora Carmen Viturro.

En el proceso, la profesora Viturro confirmó que Gareca solicitó autorización para utilizar el laboratorio de la universidad para producir extracto de cannabis para una niña que padecía epilepsia. Comentó que algunas madres de niños con diversas discapacidades fueron a esa casa de estudio a recibir sus botellas de aceite y afirmó que desconocía de dónde provenían las plantas. En tanto el decano Lores sostuvo que aprobó la solicitud de Gareca para usar el laboratorio de la Facultad de Ingeniería con el fin de obtener extracto de cannabis y que el alumno especificó que el aceite era para aliviar las convulsiones de una nena de 7 años que sufre epilepsia.

Sin embargo, como el fiscal interviniente apeló el fallo, en marzo de este año, la Cámara Federal de Apelaciones de Salta revocó su absolución, por considerar que cometió el delito de siembra y cultivo previsto en la Ley de Estupefacientes 23.737, que establece entre 4 y 15 años de prisión para quien “siembre o cultive plantas o guarde semillas, precursores químicos o cualquier otra materia prima para producir o fabricar estupefacientes, o elementos destinados a tales fines”.

El fallo de la Cámara de Apelaciones refiere que hubo delito por parte de Gareca y que éste “se configuró con el conocimiento que tenía de que la plantación era prohibida y conciencia de que con ella podía obtener estupefacientes, sin importar si hubo una ultraintencionalidad de tráfico o comercialización, como se exige en otras figuras la citada ley” (en referencia a la Ley de Estupefacientes).

 

“Mi abogado apeló y hay que esperar a un juicio”, expresó David Gareca consultado por una publicación digital, en referencia a la revocación de su absolución.

Casi una decena de familias recibían el aceite de cannabis que producía David, y en ellas había pequeños con diversas patologías, como epilepsia, autismo y parálisis cerebral. Según afirmó, en los niños era notoria la mejoría que les producía el aceite.

Todo el proceso pone en relieve la presencia de un enorme vacío legal en la Argentina acerca de la producción de marihuana con fines medicinales. Ya que si existe una necesidad terapéutica de aceite de cannabis que no es satisfecha por el estado, que está habilitado para producirla, de acuerdo a la Ley 27.350 que regula el uso medicinal, como será abastecida dicha demanda?

La incongruencia legal se hace más alevosa aún si consideramos el caso de la explotación que se llevará adelante en Jujuy. Cannabis Avatara, la Sociedad del Estado conducida por Gastón Morales, hijo del gobernador, obtuvo el año pasado permiso para explotar marihuana en la Finca el Pongo en forma conjunta con la empresa Green Leaf Farms International. Esta compañía en un comunicado dirigido a sus accionistas expresamente menciona que la producción de cannabis obtenida en Jujuy además de uso medicinal, tendrá un uso recreacional, “uso adulto”, según expresan textualmente.

Abogados y representantes de la oposición política jujeña señalaron que si un cultivo realizado en el país por el estado será destinado al consumo recreacional, no sólo medicinal, habría una violación de la citada Ley de Estupefacientes.

Leer Marijuan investiga la marihuana de los Morales

Como se entiende entonces que un joven que cultivó marihuana y produjo aceite de cannabis para su uso medicinal como quedó probado, esté procesado por infringir la ley, pero una Sociedad del Estado cuya producción tenga como fin último (entre otros) la comercialización para el consumo recreacional de marihuana, si esté en regla, sea avalada por el estado provincial y nacional y promocionada a los cuatro vientos?

Otras opiniones

Horacio Lagos, presidente de la Asociación Soberanía Medicinal de Salta, que apoya el auto cultivo de marihuana para uso medicinal contó cómo fue su caso con la justicia y las contradicciones que existen desde el Estado.

"A mí me pasó, fui allanado y detenido con 61 plantas, por la ley y una denuncia anónima, y luego fui trasladado a la Justicia Federal y luego sobreseído. Se declaró inconstitucional la ley que penaliza el cultivo de cannabis. Entonces tenemos un antecedente jurídico importante para considerar en las leyes que se pretendan establecer, y es que el fallo demuestra que la simple tenencia no es narcotráfico", precisó Lagos.

Comentó sobre la situación del joven David Gareca, “Es una burla ser detenido por tener unas plantas con fines medicinales”.

 “Esto explota en breve lo del auto cultivo. Lo despenalizan o legalizan a la fuerza, ya no se puede ocultar el negocio que es agarrar perejiles con la excusa del narcotráfico, se encarcelan usuarios. El 80% de los detenidos en las cárceles federales es por tenencia de sustancias. Además, la marihuana en el mercado negro es tóxica. Es decir, no hay que olvidar que en el mercado negro lo que prioriza es la rentabilidad, no importa la calidad, la salud, es la ventaja que genera la prohibición. Si hubiera una regulación como pasa con el alcohol, el tabaco que están legalizadas, tiene sus impuestos sabemos que son adictivos es dañino; pero socialmente es aceptado. Sabemos que son mortales, medio millón de personas mueren al año por esas drogas”.

Días atrás se llevó adelante la semana cannábica en Salta, donde salió a la luz que de diez adultos mayores con padecimientos tratables con cannabis, ocho eligen el aceite mágico. Las repercusiones en los medios fueron muchas, entre ellas el especialista Magdaleno cuestionó que no se cumple la Ley 27350 y demandó que el auto cultivo se considere un tema de salud pública, no como narcotráfico. 

“El cultivo casero permite abastecerse, no son ciento de hectáreas. Es un producto de calidad con una profunda diferencia a cualquier producto que se venda en un kiosco. Nosotros queremos avanzar en la legalidad, no queremos ser parte del mercado negro, del narcotráfico, buscamos el bien común”, expresó Lagos. “La ley no mide esa cuestión social, por eso el pedido legislativo es modificar la ley y que los legisladores nos escuchen para redactar un buen proyecto que apunte a investigar. La planta es muy poderosa y nos enseña.”

“No sé si el tema entrará en la agenda política, legislativa. Está pendiente el Código Penal nuevo. Lo que llama la atención es la práctica del consumo privado de sustancias: hay adultos que toman alcohol delante de menores, fuman delante de ellos, gente que se empastilla con psicofármacos, es decir que la industrialización indica que algo es bueno, y lo que uno produce es ilegal”

“Estamos informando en Salta, en cuanto al uso del aceite para patologías, muchos jóvenes llegan con abuelos y se informan; pero otras generaciones las rechazan por ignorancia, prejuicios. Muchos pasan a ser activistas porque la planta devuelve la vida a personas y una mamá hace de todo por su hijo mejorarle alguna enfermedad”, agregó.

“Si uno hace aceite y no tenés epilepsia refractaria es ilegal, por eso el código penal debe modificarse. Persigue a usuarios y a usuarios medicinales.”

Mientras tanto una Sociedad del Estado jujeño junto a una compañía extranjera, que se llevará la mayor parte de los ingresos, producirá cannabis en gran escala con un destino que al día de hoy no está del todo claro.